17 de octubre de 2016 / 09:24 p.m.

MONTERREY.- Ante la polémica e inconformidad que generaron los costos y limitaciones para el acceso de la Feria Internacional del Libro, los diputados se lamentaron y consideraron dicha acción un retroceso al fomento de la cultura.

El diputado local del PAN, Ángel Barroso, reprobó que los organizadores de la feria hayan limitado el acceso a casi 800 niños, condenó que las cosas se están haciendo al revés en Nuevo León en cuanto al fomento de la lectura.

Agregó que se deben de replicar actividades culturales de otros lugares, como en Europa, donde dijo que los jóvenes en lugar de buscar pokemones, buscan libros.

"Ayudas a fomentar la lectura, no dejando entrar a los niños, cobrando una cuota excesiva de 200 pesos le estás haciendo justamente lo contrario", dijo el diputado del PAN, Ángel Barroso.