EDUARDO MENDIETA | MULTIMEDIOS DIGITAL
4 de septiembre de 2015 / 07:09 a.m.

Monterrey.- Una treintena de permisos de construcción, edificación, uso de suelo, ampliación y regularización ha despojado del diminutivo al Centrito Valle para convertirlo en una gigantesca zona emproblemada de negocios, comercios, edificios, oficinas y casa habitación... sin contar con nueve edificios más a punto de ser autorizados.

Una parte de este caos, que experimenta el icónico barrio comercial exclusivo fundado hace 70 años, son las 30 licencias que sólo en los ocho meses transcurridos de 2015, el Cabildo de San Pedro ha avalado.

Hay de todo como en botica: permisos de uso de edificación y construcción, licencias de uso de suelo, modificaciones a proyectos, regularizaciones de los propios avales, modificaciones de lineamientos y al coeficiente de utilización del suelo y ampliaciones de uso de construcción.

Este stock de 30 licencias no incluye los nueve proyectos de edificios que el municipio encabezado por Ugo Ruiz está por aprobar en las próximas semanas o que dejará como herencia para su autorización a la próxima administración de su sucesor Mauricio Fernández Garza.

Entre las autorizaciones se encuentran varios botones de muestra: la Torre MR, un edificio de uso mixto con 11 locales comerciales, siete departamentos y 24 cajones privados y 40 cajones comunes, sobre la calle Río Rosas el pasado 26 de mayo.

Otro edificio polémico fue el aprobado en agosto pasado, ya que inmobiliaria Paisajes del Huajuco, SA de CV, batalló para obtener la licencia de construcción para un edificio de nueve pisos, tres sótanos y 169 cajones de estacionamiento.

Ante las dudas que generó entre los regidores, el Cabildo estaba por votar su aprobación el 15 de junio, pero determinó bajar el tema para un mayor análisis y lo dejó para una segunda votación final que se dio el 11 de agosto pasado.

O la licencia de construcción para una obra nueva, complejo de oficinas, un banco incluido y 60 cajones de estacionamiento, aprobada apenas el 1 de septiembre a Inmobiliaria Banregio, SA de CV, para levantar un edificio con 3 mil metros cuadrados de construcción sobre Calzada del Valle poniente y Río Támesis.

A pocos metro de ahí, pero por Río Tamazunchale 101, se otorgó el permiso para uso de suelo y licencia de ampliación de construcción de una mueblería, mientras que en Río Missouri 303 Oriente y Río Moctezuma, Cadena Comercial Oxxo remodela un local para abrir una más de sus tiendas de conveniencia.

Sobre esa misma calle, el restaurante de la razón social El Chile Volador construye el local para sus comensales tras obtener la licencia de uso de suelo y de edificación por parte del Cabildo el pasado 13 de enero.

Otras autorizaciones fueron otorgadas para la apertura de otros cuatro restaurantes para las firmas Osmar Restaurante Bar, Operadora Quewetiz, Inmobiliaria Kabla y Orgánico para Todos, SA de CV; para un multifamiliar Inmobiliaria Kabla, y otros para particulares para negocios comerciales o ampliaciones residenciales, de servicios y de departamentos.

El Centrito Valle comprende 39 manzanas en aproximadamente 40 hectáreas del cuadrante de la avenida Manuel Gómez Morín a la Calzada San Pedro y de la colonia Fuentes del Valle a la Calzada Del Valle.

Este viernes, funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y de Participación Ciudadana, así como de residentes sostendrán una reunión previa como parte de la consulta pública que hará el municipio para la remodelación e intervención del Distrito Centrito cuya inversión será por 254 millones de pesos.

Aparte de esos nueve edificios que aún no son aprobados, tampoco se incluyen el edificio de 20 pisos y 75 metros de altura todavía no construido pero avalado en agosto de 2014, ubicado en Río Grijalva 202 y Río Mississippi, tras obtener la licencia de demolición, de construcción y uso de edificación para un edificio de 13 locales comerciales, cinco oficinas y 11 departamentos.

En noviembre del año pasado, el alcalde detalló que son unos 17 proyectos entre multifamiliares, oficinas y locales comerciales que se desarrollaban en ese momento el Centrito.

Con ello, parece que la microzonificación impulsada por Fernández Garza a principios de los 90 quedó aniquilada ya que lo que se buscaba impedir simplemente se acentuó: la invasión de autorizaciones con uso de suelo comercial superó a la zona habitacional.