FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
16 de diciembre de 2017 / 04:45 p.m.

MONTERREY.- Varios días de convivencia con el frío intenso hizo que los regiomontanos encontraran la manera de mitigarlo sin morir en el intento, y aunque no dejaron de vestirse con varias capas de ropa, al menos ya no les afectó tanto.

Al contrario, a algunos les benefició, porque a primera hora del día buscaban recuperar el calorcito perdido, y nada mejor que una buena dotación de calorías.

A primera hora del día, la gente salió buscando el café salvador que ayudará a calentar el cuerpo. No sólo esa arómatica infusión tuvo éxito, pues muchos optaron por champurrado, o avena.

Los puestos que por la mañana ofrecen este peculiar desayuno en diversas calles, tuvieron su agosto en pleno diciembre.

Igual que las bebidas calientes, los regiomontanos buscaron gorras, sueteres, guantes para prepararse para los siguientes días, y cobijas, para las noches.

Así, armados con cobijas y muchas calorías, los regiomontanos vivieron un día más de frío, suficientemente calientitos como para seguir su rutina sin mayores problemas.


pjt