ALEXANDRA AMAO
22 de abril de 2017 / 04:40 p.m.

MONTERREY.- Si existe una fecha en el calendario que les asegura buenas ventas a los vendedores, son los clásicos regios en donde las aficiones de Tigres y Rayados visten los colores de su equipo a donde quiera que vayan.

Banderas, camisas, sombreros y distintos artículos adornan las calles en donde chicos y grandes se surten de diferentes productos para vivir los 90 minutos en donde se juega más que un partido.

Sin importar el conjunto, los regiomontanos paralizan la ciudad por el fervor de un deporte de tradición que llena estadios cada quince días.

Y para completar el outfit que viste a familias enteras, los locatarios esperan ansiosos la llegada de clientes, aunque en esta ocasión, la afluencia de gente no llegó como en años anteriores.

Hoy la Sultana de Norte se viste de manteles largos, la atención se enfoca en 22 jugadores y miles de asadores al calor de las brasas complementan un gran partido.