28 de enero de 2014 / 11:55 p.m.

Escobedo.- Antes de que Escobedo pudiera presumir el modelo Proxpol e importarlo a otros municipios, los 400 policías que conformaban la corporación estaban infiltrados por el crimen organizado.

Y fueron esos elementos quienes buscaron asesinarla durante su mandato, reveló la ex alcaldesa Clara Luz Flores.

"Hubo algunos que se involucraron en algunos de los atentados que tuvieron que ver conmigo y otros de los atentados que tuvieron que ver con el General (Hermelindo Lara), pero yo creo que no lo hicieron porque nos hayan querido hacer daño.

"Creo que lo hicieron por temor: recibí muchas cartas de ellos en donde me agradecían haberlos despedido, porque la delincuencia organizada les había dicho que debían trabajar con ellos, o los mataban", narró en el segundo día de actividades del Foro Proxpol.

Esta segunda jornada estuvo marcada por las presentaciones que especialistas realizaron sobre los casos de éxito en México, España y Colombia, desde la problemática que los aquejaba hasta la solución que finalmente logró revertir la tendencia negativa.

Para el ámbito local, el 100 por ciento de los elementos fueron despedidos y los ataques contra las propias autoridades cesaron. Ahora, el esquema se ha replicado en la mayor parte de la zona metropolitana y existen nuevas metas, detalló el actual alcalde de Escobedo, César Cavazos.

"Nosotros nos pusimos una meta clara, arrancamos la administración a finales de octubre del 2012, terminamos en la misma fecha del 2015, el poder tener una meta clara de 650 elementos en nuestra corporación policiaca", afirmó.

De la mano con este propósito, la inversión en equipamiento de seguridad se ha incrementado en forma obligada, a la par de los patrullajes a pie por las colonias, elemento que los especialistas advirtieron fundamental para el éxito del programa, principalmente en colonias con altos índices de criminalidad.

Estas prácticas que el grueso de la zona metropolitana han adoptado surgieron en Castellón de la Plana, España, lugar de origen del Proxpol.

"Estos problemas que puede haber, cotidianos, que parecen de poca importancia, son donde de asienta la gran delincuencia, lo dijimos más de una vez y está demostrado empíricamente: donde hay orden, hay menos delincuencia, la delincuencia se siente incómoda donde hay orden", expuso José Luis Carqué, jefe de la policía española.

El consenso fue que la división del territorio por cuadrantes y la evaluación periódica permite atacar y, a la postre, reducir los índices criminales.

Luis García