7 de febrero de 2014 / 01:32 a.m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia confirmó que la menor de 15 años que cuidaba a su sobrino de 1 año y 6 meses de nacido, provocó su muerte al aplastarle el estómago, porque la autopsia reveló que pereció a consecuencia de contusión profunda de abdomen. Por lo que la joven será remitida a las instalaciones de las autoridades de Justicia para Adolescentes, donde un agente del Ministerio Público se encargará de investigarla por el homicidio del pequeño Jonathan Hernández Hernández.

Aunque minutos después de los hechos ocurridos, la noche de este miércoles en un domicilio de la colonia Hacienda del Sol, en el municipio de García, trascendió que el bebé había muerto de asfixia por bronco aspiración.

Finalmente, los médicos forenses confirmaron que el infante pereció a consecuencia de la contusión.

Mientras esperaban los resultados de la autopsia, la menor explicó que fue alrededor de las 12:00 horas del miércoles, cuando el bebé empezó a llorar.

Comentó que le dio un biberón y posteriormente volvió a llorar y se percató que se quejaba.

Dijo que alrededor de las 15:30 horas regresó su hermana y madre del pequeño, Maricela Hernández Hernández, y le comentó que el bebé se quejaba de dolor en el estómago, por lo que le prepararon un té de manzanilla.

La jovencita mencionó que el bebé siguió llorando, pero antes de la cena logró tranquilizarlo y fue porque le tapó la boca para que dejara de llorar.

En presencia de su hermana, la quinceañera mencionó que no le comentó lo ocurrido a nadie.

Agregó que fue hasta después de que terminaron de cenar, cuando su hermana se percató de que su niño no respiraba y solicitó auxilio.

Redacción