GUADALUPE SÁNCHEZ
5 de julio de 2015 / 06:29 p.m.

Monterrey.- El luto por la muerte de un padre de familia en la clínica 17 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dejó en evidencia un descuido por el personal encargado de entregar los cuerpos a los familiares.

Ernesto Puente Aranda falleció en el citado hospital, por un padecimiento hepático crónico a las 23:45 horas del sábado.

Su hijo Alejandro Puente y sus hermanos, fueron notificados del deceso y de la necesidad de contratar servicios funerarios.

“Nos dicen que tramitemos lo que es la funeraria, vamos al servicio del Issste, hicimos todo el trámite, regresamos a la clinica 17 para recoger reconocer el cuerpo. Cuál fue la sorpresa que al llegar al reconocer el cuerpo, no era el cuerpo de nuestro padre era otro cuerpo”, explicó.

El hombre señaló que por parte del personal de la clínica no se le habló con la verdad sobre lo ocurrido, fue por personal de traslado del Issste, que se enteró que otro servicio funerario ya se había llevado los restos de su señor padre.

Ante la molestia y el reclamo de los hijos por los restos de su padre, personal de la clínica se comunicó con el servicio funerario, al cual se le adjudicó la responsabilidad del incidente,

“Y que estaba arriba y que era pura mentira y se empezaron a echar la paleta uno al otro”, señaló.

Finalmente cerca de las 8:30 horas del domingo, se corrigió el error, pero los familiares cuestionaron la falta de cuidado y tacto desde la clínica en la confusión que aseguran les causó daño moral.

“Ya lo traían embalsamado, ósea ya había trabajado en el cuerpo de mi papá otra funeraria, que eso fue lo que a nosotros nos pareció mal", dijo.

Más tarde, en un comunicado por parte del IMSS, que encabeza Francisco Javier Mata Rojas en Nuevo León, el instituto se deslinda, señalando que fue la funeraria González la que erróneamente se llevó el cuerpo.

En el texto también se señala que por el contrario la "unidad hospitalaria siguió los protocolos establecidos y la funeraria referida asumió la responsabilidad de haberse llevado el cuerpo equivocado".