11 de enero de 2014 / 10:43 p.m.

Monterrey.- Si todavía no recibe el primer sueldo del año, prepárese, porque la reforma fiscal aprobada por el Congreso de la Unión le pegará duro en sus ingresos.

Las nuevas disposiciones contemplan que las prestaciones adicionales al salario, como vales de despensa y gratificaciones, ya no serán deducibles para las empresas al 100 por ciento.

Héctor Nava, fiscalista, lo explica tomando como premisa un sueldo de 100 pesos más 20 pesos de prestaciones: 

"Ahora con estos 120 (pesos) te dicen, de los 20 (pesos) nada más la mitad la vas a hacer deducible, entonces que quiere decir: la empresa antes podía deducir 120 (pesos), porque pagaba los 120 (pesos)…ahora que no paga los 120 (pesos), va a poder deducir únicamente 110 (pesos). 

"Y que hace el patrón, en lugar de darte prestaciones que estaban exentas para el patrón, ahora lo que está haciendo es decirte, págame 120 (pesos)", detalló.

¿Cómo afectará esto? Los impuestos que el trabajador pagará serán sobre una base de 120 pesos, y no sobre 100 pesos como se hacía hasta antes de la reforma.

Nava apuntó que esta medida impactará también en las aportaciones al Seguro Social, que crecerán en la misma medida.

"Puede ayudarte, porque mientras pagas más IMSS, tu pensión va a aumentar obviamente, pero esto va a ser a largo plazo, al momento que ya estés precisamente pensionado", expresó el especialista.

La buena noticia es que prestaciones de ley, como aguinaldo o vacaciones, no son sujetas de esta disposición, por lo que su pago deberá ser íntegro.

"Como el aguinaldo y la prima vacacional son obligaciones de ley, no puedes dar menos, pero si están exentos, ahí si al que le va a pegar va a ser al patrón, porque no puedes disminuir", sostuvo.

De acuerdo al fiscalista, la reforma afecta tanto al trabajador como a la empresa, en la misma proporción.

También estimó que las nuevas contrataciones disminuirán, o bien, los empleadores optarían por plazas de honorarios.

Nava sostuvo que esta situación podría fomentar la informalidad o una economía alterna donde los trabajadores no se encuentren en la nómina oficial.

LUIS GARCÍA