12 de febrero de 2014 / 06:28 p.m.

Monterrey.- Un noviazgo que inició en la adolescencia, 40 años después inician una etapa de amor. 

Dicen que cuando llega Cupido te toca, aunque te quites. Eso lo saben bien Laura y Héctor, que tras vivir un frustrado romance adolescente, se encontraron 40 años después, y el amor, que siempre estuvo dormido, despertó y se hizo realidad.

Ella tenía 14 años, y él 17. Ambos vivían en la colonia Mitras y eran miembros de los Scouts, pero por su esad, a ella no le dieron permiso de tener novio, y obediente, lo cortó.

Los dos siguieron sus estudios, él se gradúo de ingeniero, se fue a Tamaulipas, luego a Estados Unidos. Ella inició la carrera magisterial y se quedó en Monterrey.Ambos se casaron, tuvieron hijos, y pasaron 40 años.

Ella, en cambio, no pensó en él durante esos 40 años. Su romance era un bello recuerdo del pasado, pero nada en el futuro. Pero hace cuatro años, coincidieron en una fiesta de los ex scout.

Divorciados ambos, platicaron y aclararon algunas cosas que quedaron sin resolver hace cuarenta y tantos años. Y poco a poco, fue naciendo un amor maduro, que se sostiene sobre el respeto, los espacios propios de ambos y el acuerdo en los desacuerdos.

En la madurez, el amor rejuvenece, da sentido a la vida, y sobre todo, es más pleno. Vale la pena darse la oportunidad, dicen ambos.

Francisco Zúñiga