ISRAEL SANTACRUZ
16 de febrero de 2017 / 07:13 p.m.

MONTERREY.- La contaminación en el aire del área metropolitana ha comenzado a provocar efectos fatales, al darse a conocer que el año pasado 4 mil 748 personas murieron derivadas de las partículas que se respiran.

La cifra se dio a conocer en la mesa de trabajo de la Comisión de Medio Ambiente en el Congreso del Estado, en la que participaron autoridades de todos los niveles de gobierno y representantes de las pedreras.

La asociación Únete Pueblo señaló que de las casi 5 mil muertes, 2 mil 702 fueron menores de 30 años y 35 decesos fueron menores de un mes. Estas cifras fueron avaladas además por el ambientalista Gerardo Mejía, quien detalló que las víctimas por la contaminación del aire superan la cantidad de muertos por la delincuencia.

“Aquí en Nuevo León hay 4 mil 700 muertes prematuras causadas por contaminación del aire. Esto es más que el crimen organizado, nada más para tener una idea de dónde estamos” dijo el ambientalista Gerardo Mejía.

Pese a ello, Roberto Russildi, secretario de Desarrollo Sustentable, mantuvo su postura al señalar que no ha sido necesario emitir una alerta por contaminación en el aire, esto en base a los protocolos que marca en Sistema Nacional de Salud.

“Existen protocolos a nivel nacional por el Sistema Nacional de Salud de bajo qué medidas establecer esas alertas y así lo hemos estado haciendo. Por única vez en el estado hemos llamado una contingencia ambiental, eso fue en diciembre 2015 cuando se desata un incendio en unos tiraderos clandestinos de basura [...] Las hemos emitido y las seguiremos emitiendo en cuanto marquen los protocolos”, dijo el secretario.

Durante la reunión se tocó la revisión de las pedreras y la fecha límite que dio el Gobierno del Estado para reducir sus emisiones contaminantes.

Marcelo Martínez, diputado local del PAN, instó a que aquellas pedreras que incumplan sean sancionadas sin contemplaciones.

“Aquella industria o aquella empresa que no quiera invertir para mejorar la calidad del aire y para contener los polvos se va tener que ir. No hablamos de una reubicación, hablamos de una clausura”, señaló el legislador panista.