6 de diciembre de 2014 / 03:23 p.m.

Monterrey.- La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes declaró que la aprobación de la nueva Ley Federal de Juegos con Apuestas y Sorteos no cambia la potestad que los ayuntamientos tienen con relación a los centros de apuesta y que por lo tanto no afecta el blindaje establecido en esta ciudad para evitar la instalación de más negocios de este giro.

La munícipe no descartó que en esta administración municipal continúen más cierres de casinos, ya que continúan los procedimientos en los tribunales en contra de los casinos.

"No pierde la autoridad municipal la potestad, el permiso tanto de la licencia de uso de suelo como de construcción, adicionalmente a esto hay un blindaje, tanto en nuestra legislación, en nuestra Constitución, como en el propio reglamento y Plan de Desarrollo Urbano de Monterrey en donde está expresamente prohibido cualquier instalación de un casino nuevo".

"No, no (cambia la situación), esto más que nada yo creo que dará un orden y dará la capacidad al gobierno federal de poder exigir a los mismos establecimientos las anuencias, las licencias de uso de suelo, ya será un organismo el que concentrará esa información, pero sin que los municipios pierdan la potestad y en este caso no hay ninguna potestad adicional a las que estuvieron vigentes en su momento", declaró.

Por otra parte, el alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez Díaz, dio el visto bueno a la aprobación de hace unos días por parte de los diputados federales al dictamen de la Ley de Juegos y Sorteos.

"Estamos de acuerdo con que siempre se contemple en nuestra legislación federal, estatal, y reglamentos municipales la prohibición a este tipo de actividad.

"Qué bueno que nos deben tomar en cuenta en todos (los niveles de gobierno) y no quieran desaparecer las facultades de los municipios... como en otros temas", manifestó el edil.

Además, destacó que al momento, Santa Catarina se encuentra prohibido el uso de suelo para la instalación de casinos.

FOTO: Ricardo Alanís

SYNDY GARCÍA Y RICARDO ALANÍS