ERIK SOLHEIM ROCHA
27 de septiembre de 2016 / 10:21 p.m.

MONTERREY.- Ante la polémica causada tras la resolución emitida por el "cobijagate", la Contraloría del Estado se deslindó y aseguró que la inhabilitación de los funcionarios implicados en el caso era decisión y responsabilidad del titular de la Secretaría de Finanzas Estatal.

Así lo argumentó la contralora Nora Elia Cantú, en un escrito enviado a los diputados en respuesta a una serie de cuestionamientos al respecto.

La funcionaria aclaró que la Contraloría no tiene facultades para fincar responsabilidades o sancionar a servidores públicos inferiores jerárquicamente.

A pregunta expresa de los legisladores del porqué no se inhabilitó al ex subsecretario de Administración, Rogelio Benavides Pintos, y al Director de Adquisiciones, Gonzalo Padilla, la contralora respondió:

"En el presente asunto correspondió al titular de la Secretaria de Finanzas Estatal, en su calidad de superior jerárquico, dar inicio o desahogo a los procedimientos de responsabilidad administrativa y además sancionar a las personas mencionadas, al no ser competencia de la Contraloría, se desconocen los argumentos jurídicos invocados al momento de dar sus resoluciones".

Hace unos días el Estado informó que por la compra inflada de 200 mil cobijas se determinó reparar el daño con 60 mil cobertores y con multas de 7 mil 300 pesos a los implicados, lo cual provocó la inconformidad de asociaciones y diputados.

Incluso derivó en la renuncia de seis de los siete consejeros ciudadanos integrantes del Consejo Ciudadano de la Contraloría, quienes argumentaron no haber sido tomados en cuenta.

Cabe mencionar, que este jueves la Contralora Nora Elia Cantu comparecerá por este caso ante los diputados integrantes de la Comisión de Anticorrupción en el Congreso de Nuevo León.