ERIK SOLHEIM ROCHA
6 de diciembre de 2016 / 08:20 p.m.

MONTERREY.- Tras darse a conocer que Bernardo Canales Fausti, sobrino del subprocurador Anticorrupción, Ernesto Canales Santos, fue contratado por el Estado para renovar el convenio con la armadora coreana Kia Motors, los diputados locales calificaron el hecho como un conflicto de interés que debe ser investigado.

Aunque consideró que sería absurdo pedirle al tío investigar al sobrino por un acto ilegal, el coordinador de la bancada del PAN, Arturo Salinas, pidió al gobernador tomar cartas en el asunto.

Por su parte, el diputado del PRI, Tláloc Cantú, presidente de la Comisión de Justicia en Congreso del Estado, existe un conflicto de intereses en la contratación del despacho Canales-Dávila para la renegociación de contrato del Gobierno del estado con la empresa KIA Motors, por lo que dijo se debe hacer una investigación y se deben fincar responsabilidades, el caso debe ser investigado y llevado a la PGR y no a otra instancia.

Luego de la polémica que generó la administración de Medina de la Cruz al contratar al despacho Santos Elizondo, el actual Gobierno de Jaime Rodríguez Calderón hizo lo propio, al pagar 2 millones 025 mil 737 pesos al despacho Canales Dávila SC, para asesorarse en el mismo caso, aunque trascendió que el monto total a pagar sería de 10 millones de pesos.