19 de octubre de 2014 / 10:07 p.m.

Escobedo.-Este domingo las puertas de la Séptima Zona Militar se abrieron para que la población civil pudiera convivir con las tropas y conocer sus actividades e instrumentos para llevarlas a cabo, esto como parte del programa "Paseo Dominical" que tiene a nivel nacional la Secretaría de la Defensa Nacional.

Las familias que acudieron al llamado se reunieron en la explanada del 22 Batallón de Infantería del campo ubicado en el municipio de Escobedo, donde el comandante Antonio Solórzano les dio la bienvenida y puso a su disposición las instalaciones.

"Ojalá se haga más difusión, sé que es muy temprano, pero yo creo que si se maneja bien y se da difusión, las puertas están abiertas aquí tenemos mucho espacio para que la gente conviva, ande en bicicleta, camine, corra, conozca nuestro parque vehicular, nuestro armamento, nuestras instalaciones y ese acercamiento con la sociedad civil y el militar, es bueno", dijo.

Ahí se montaron stands del Quinto Batallón de Fuerzas Especiales donde los elementos expusieron el armamento y equipo que utilizan en sus intervenciones. La explicación por parte de los uniformados, mantuvo atentos a niños y adultos que no perdieron la oportunidad de fotografiarse.

La convocatoria se realiza a través de los canales oficiales de la SEDENA y los miembros de las fuerzas armadas corren la voz entre sus familias, pero la intención del nuevo comandante es que haya más facilidades para los civiles acudan a un día de campo a este lugar.

"Conforme se vaya viendo el impacto, yo creo que sería conveniente proponer a la autoridad más días o la ampliación del horario", señaló.

Otra de las atracciones para los asistentes fueron los vehículos todo terreno con las que el Ejército Mexicano realiza operativos de alto impacto y en esta ocasión los invitados pudieron tripular y conocer desde adentro.

"Lo que más me llamó la atención fueron los vehículos, como funcionan y como son por dentro", comentó una pequeña que acudió con su madre y sus hermanos.

La actividad sirvió también para que los pequeños despertaran su interés por el trabajo de la milicia y se interesaron en las oportunidades de estudio que existen dentro de la institución.

"Yo quiero ser soldado por todo lo que ellos saben y para ayudar al país y ahorita estoy viendo cómo trabajan", dijo un niño de 11 años.

El recorrido que incluye un paseo en bicicleta y la exposición de los binomios canófilos, se realiza una vez al mes en todos los campos militares del país.

FOTO: Archivo

SANDRA GONZÁLEZ