30 de agosto de 2014 / 10:45 p.m.

Monterrey.-  En la asamblea de croquistas  en el Centro Internacional de Negocios, el líder Agustín Serna Servín, dejó entrever que su separación de la CROC será parcial, pues continuará como presidente del Consejo Ejecutivo, y en la secretaría general, César Alberto Serna de León.

El líder obrero mantendrá el poder hacia el interior de la central obrera, pero como titular del nuevo Consejo Ejecutivo que no estaba contemplado en los estatutos y ahora con su creación fue con ese fin, que paralelamente trabajará con la secretaría general.

Al evento asistió el Secretario del Trabajo, Héctor Morales Rivera y con la representación del Secretario General de Gobierno, el sub en esa dependencia, Felipe González Alanís.

Serna Servín decidió continuar como parte de la directiva de la CROC en Nuevo León, aunque de manera parcial, por motivos de salud, luego de que hace cuatro años se sometió a un trasplante de hígado, intervención delicada que resultó con mucho éxito.

El veterano integrante de la central obrera, se inició desde muy joven, antes de la mayoría de edad, al lado de su padre Agustín Serna Mendoza, líder taxista y dos veces diputado por el sector obrero.

Serna Servín se apoderó de la dirigencia tras un desconocimiento de su antecesor Caros Mireles Morales, en virtud de problemas internos que surgieron durante su liderazgo.

El dirigente del PRI estatal, Eduardo Bailey Elizondo, afirmó que la relación con la CROC ha sido excelente, indispensable para la fortaleza del partido.

Manifestó que al pasar Agustín Serna Servín a presidir el Consejo Ejecutivo y su hijo en la Secretaría General, la relación continuará mucho más sólida.

FOTO: Archivo

VICTOR CANALES