30 de junio de 2014 / 02:29 p.m.

Monterrey.- Hace cuatro años el huracán Alex arraso con toda la infraestructura urbana, Nuevo León tardó tres años y un total de 17 millones de pesos en reponer y mejorar lo destruido.  

El huracán Alex vino a desnudar las deficiencias de la zona metropolitana.

Vados desbordados, la suspensión del servicio de agua, escuelas destruidas y, desde luego, las principales vialidades, Morones Prieto y Constitución, inservibles.

La presa rompepicos contuvo la caída del agua y aminoró las pérdidas. No obstante, los 2 mil metros cúbicos de capacidad hidráulica en el río Santa Catarina fueron insuficientes. Las imágenes hablan por sí mismas.

El error, hoy se sabe, fue privatizar este espacio y permitir la instalación de infraestructura.

Hoy, el río tiene una capacidad de 5 mil metros cúbicos, y un Par Vial como eje de la circulación metropolitana.

"Tenemos una metrópoli más funcional que como estábamos antes del (huracán) Alex,  vemos prácticamente el nivel de funcionamiento las avenidas Constitución y Morones Prieto a nivel de servicio 'A'  la mayor parte del día", dijo Fernando Gutiérrez Moreno, secretario de Desarrollo y Sustentable.

En total, se hicieron más de 5 mil acciones. Las ultimas se entregaron el año pasado, en gran medida por el tedioso proceso de licitación y arribo de los recursos. El punto de inflexión fue que el estado construyó obras nuevas, en lugar de reponer lo dañado como lo establece el Fonden.

"Sin duda pudiéramos hablar que se hubiera invertido la mitad de los costos (si se hubiera reconstruido)", mencionó Luis Marroquín, secretario de Obras Públicas de Nuevo León.

La mayoría de los puentes y el propio río Santa Catarina tienen hoy una tasa de retorno de mil años, que en términos simples representa que durante ese periodo de tiempo, las obras aguantarán cualquier fenómeno natural.

En septiembre del 2013, dichas obras tuvieron su primer examen: el huracán Ingrid.

No obstante, a 4 años de distancia, las instancias encargadas de la planeación y ejecución de proyectos reconocen que el huracán Alex mejoró las condiciones del estado, pero aún quedan acciones pendientes.

Pero sin duda la mayor lección para el estado y los municipios, fue que realizar acciones sin una visión metropolitana invariablemente se traducirá en problemas a futuro.

LUIS GARCÍA