5 de marzo de 2014 / 11:55 p.m.

Con sismos de entre los 3.4 y los 4.2 grados de intensidad, la preocupación se apodera poco a poco de familias de la región.

Montemorelos.- La actividad sísmica simple y sencillamente no termina en la región citrícola del Estado de Nuevo León, particularmente en el municipio de Montemorelos.

Desde la tarde del pasado domingo cuando según el Servicio Sismológico Nacional se registró el primer temblor del mes de marzo, los temblores han sido constantes y cada vez más intensos.

Para la mañana de este miércoles a cuatro días del primer movimiento mencionado, van registrados y confirmados de manera oficial ocho sismos, el último y más fuerte a las 08:40:32 con intensidad de 4.2 grados en la escala de Richter y a 42 kilómetros al noreste de la cabecera municipal de Montemorelos.

El temblor fue percibido con mucha fuerza no sólo en Montemorelos, sino también en General Terán, donde edificios como la misma presidencia municipal, fueron cimbrados por el movimiento telúrico, que se sintió con fuerza también en algunas zonas del municipio de Linares, como La Petaca y varias comunidades aledañas a la presa Cerro Prieto.

Con sismos de entre los 3.4 y los 4.2 grados de intensidad, la preocupación se apodera poco a poco de familias de la región citrícola, más aún de Montemorelos cuyo territorio al igual que General Terán ha sido considerado como epicentro de ocho sismos un promedio de dos por día, que jamás se imaginaron sentir y que tienden a mantenerse según revelan los expertos en la materia.

Lo desafortunado del caso es que la población se siente temerosa ante la falta de información y sobre todo, ante la falta de preparación para enfrentar una verdadera situación de riesgo a causa de un temblor en esta región.

Ubaldo Reyna