FOTO Y TEXTO: ADRIANA DÁVILA
15 de diciembre de 2014 / 02:58 p.m.

MONTERREY.- En los exhibidores de las tiendas de juguetes en el Centro de Monterrey no hay yoyos, trompos ni luchadores de plástico sino ametralladoras, rifles y todo tipo de juguetes bélicos que son los favoritos de niños y padres para regalar esta Navidad. 

Existen austeras y sofisticadas, pero todas las armas de juguete llaman la atención de chicos y grandes que acuden a los comercios del centro de la ciudad para adquirir regalos en esta época. 

Mariela trabaja en un negocio de la calle Colegio Civil, en el corazón de Monterrey. Durante los meses que tiene laborando se ha dado cuenta de que los gustos de los menores han cambiado. Ya no quieren 'monitos', ahora buscan las ametralladoras más que cualquier otro juguete. 

"Los juguetes no les interesan... sí han cambiado (los intereses de los niños) ahorita les gusta, por así decirlo, algo más extremo, ahorita lo que más quieren son las metralletas y pistolas", dijo la empleada. 

Ella atribuye este cambio en los gustos, a que las armas son más llamativas por las luces y los sonidos que tienen, pero Alán, que trabaja apenas unos locales más adelante, dice que los niños, inspirados por el contexto de violencia que se ha vivido en Nuevo León en últimos años, quieren tener una pistola para sentirse mafiosos. 

"Yo digo que los buscan más por... se oye medio raro, pero yo digo que es por la delincuencia, de traer las pistolas y todo eso, yo digo que se inspiran en la delincuencia".

 -¿Te han dicho algo sobre esto?

"Sí, que quieren ser mafiosos, los adultos dice que sus hijos también", declaró entre risas el joven trabajador.

En el pequeño pasillo comercial donde trabaja Alán hay por lo menos otros tres comercios que exhiben juguetes bélicos como sus principales atracciones. 

Uriel coincide con la hipótesis del vendedor anterior. En el establecimiento que atiende, ubicado en la calle 5 de Mayo, los ingresos han estado altos gracias a la venta de armas de juguete de todo tipo, porque dice, la inseguridad alienta estas adquisiciones. 

"Yo creo que tiene que ver con la inseguridad que hemos vivido, pero si yo tuviera un hijo que quisiera una pistola, le diría que no, no lo dejaría que la comprara", dice. 

"Más las pistolas de luces y sonidos se están vendiendo demasiado, hay muchos que los compran por mayoreo para sus negocios, y pues también la gente que vienen a comprar para los juguetes de Navidad".

ARMAMENTO DISPONIBLE

Las armas de juguete tienen un lugar especial en los locales. En todos los comercios visitados se exhiben al frente o en la entrada, con las especificaciones y precios señalados en pequeñas etiquetas.

Los precios van desde 20 pesos para pequeños revólver, pasando por escuadras de 40, y hasta ametralladoras y fusiles de asalto de 200 pesos. 

Tienen focos azules y rojos, sonidos que asemejan disparos y dardos (en lugar de balas), aunque algunas tienen cintas de municiones que cualquiera confundiría con las de verdad. 

Hay escopetas, ametralladoras 240 y otros tipos, y fúsiles de asalto como M4, M16, AK47 (Cuerno de chivo) y AR15.

 VENTAS A LA BAJA

Los negociantes coincidieron en que este año, a comparación del 2013, los regiomontanos no han desembolsado de igual forma, pues se ha registrado hasta un 50 por ciento menos de ventas.

Algunos de los entrevistados aseguran que ha sido gracias a la venta de juguetes bélicos, que han sostenido sus ingresos, pues es lo que más han podido "mover" entre los clientes. 

"Apenas estos días repuntó un poco más la venta... Lo que más se ha vendido para las niñas son los bebés de hasta 300 pesos y para los niños las metralletas desde 160", señaló Mariela. 

"Casi las pistolas es lo que nos hace fuertes en las ventas, porque son las que más buscan", dijo Alan. 

La escasa compra de juguetes tiene que ver también con la competencia tecnológica que, a decir de los comerciantes del Centro, ha ganado terreno ampliamente a todos los productos que normalmente se vendían.

"Cada vez es menos y menos, ahora la gente busca más los iPads, todo lo electrónico, las tablets", dijo Balsam dueño de un negocio en Colegio Civil. 

"Sí ha estado muy calmado a comparación de otros años, ha bajado un 50 por ciento yo creo, tenemos que buscarle, tener mejores precios. Ya los juguetes no se venden como antes, ahorita quieren celulares, laptops, tablets, antes con unas canicas nos entreteníamos, pero ahora quieren más sofisticados", comentó Esmeralda, encargada de una tienda de juguetes.