1 de octubre de 2014 / 11:50 a.m.

Monterrey.- Aunque disminuyó comparativamente al año anterior, la inseguridad le sigue pasando una factura muy alta a los nuevoleoneses, según exhibió el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) en su Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2014 (ENVIPE).

Los resultados, publicados ayer en la página del organismo, señalan que durante 2013, el costo del delito para los habitantes de Nuevo León fue de 9 mil 177 millones 614 mil 360 pesos, es decir, un promedio de 4 mil 861 pesos por cada una de las 1 millón 888 mil víctimas contabilizadas.

Cabe destacar que el ENVIPE 2013 arrojó una cifra de 16 mil 819 millones 517 mil 259 pesos, es decir que la reducción en este concepto fue superior al 45 por ciento.

Uno de los rubros principales que contribuyeron a esta cifra fue el gasto de los regios para blindar sus hogares: 1.8 millones viviendas en la entidad cuentan con alguna medida de protección, lo que generó una erogación de 3 mil 637 millones 605 mil 610 pesos, un estimado de casi 2 mil pesos por casa.

El INEGI reveló que en el estado más de 717 mil hogares adquirieron recientemente alguna medida de seguridad, principalmente cambiar o instalar cerraduras o candados con el 35.7 por ciento de los casos, colocar rejas o bardas con una incidencia del 27.2 por ciento, cambiar puertas o ventanas en el 22.1 por ciento de las veces, realizar acciones vecinales se presentó en el 15.1 por ciento de los casos y un 8.2 por ciento optó por comprar un perro guardián.

Otro factor a considerar son las pérdidas por consecuencia de los delitos, que engloba distintas variantes, y que tan sólo durante el período de la encuesta alcanzó un valor de 5 mil 253 millones 532 mil 770 pesos. Los actos que generaron mayores afectaciones al bolsillo son el robo de vehículo, a casa, a personas, el fraude y las extorsiones.

El último componente es el gasto en salud que dejó la delincuencia. La cifra es de 286 millones 475 mil 980 pesos, en tanto que a nivel país esta erogación fue superior a los 7.9 mil millones de pesos, principalmente por los delitos de lesiones, amenazas verbales y extorsiones.

De los delitos registrados se desprende que en el 57.5 por ciento de los casos los daños fueron económicos, en el 26.1 por ciento fueron emocionales o sicológicos y en el 3.9 por ciento se trató de físicos o laborales.

El estudio abarca los horarios más propensos para la comisión de los delitos en el estado y muestra que estos se generan a plena luz del día, ya que un 34 por ciento ocurrieron de las 12:00 a las 18:00 horas, seguidos del horario nocturno 18:00 a 24:00 horas con un 25.2 por ciento de la incidencia.

Las primeras horas del día, de 6:00 a 12:00 horas acumularon el 22.2 por ciento de los delitos y la madrugada, de las 00:01 a las 6:00 horas reportaron el 15.7 por ciento de los delitos cometidos.

También refiere que en la mayoría de los casos, cuando la víctima se encuentra presente, los delitos son cometidos por desconocidos, pues en sólo el 15 por ciento de los casos existió vínculo de algún tipo con el agresor.

FOTO: EspecialLUIS GARCÍA