11 de abril de 2014 / 09:44 p.m.

Monterrey.- Hasta hace unos meses, muchos de los niños que estudian en la escuela primaria "Narciso Mendoza", del municipio de San Nicolás, desconocían cómo se producen algunos de los alimentos que ordinariamente consumen en sus hogares.

Pero ahora, gracias al esfuerzo de maestros, madres de familia y de ellos mismos, aprendieron la forma en que se cultivan, cuidan y cosechan diversos vegetales, como zanahorias, rábanos, betabel, brócoli, entre muchos otros.

La mañana del viernes se llevó a cabo la cosecha y recolección del Huerto Escolar, correspondiente al ciclo productivo otoño-invierno.

"Las plantas tienen un ciclo: Nacen, crecen, se reproducen y mueren. Y hoy sabemos que en México tenemos un problema de obesidad y, bueno, estamos contribuyendo con esto", indicó el profesor Félix Aguillón Aguilar, a cargo del proyecto que se lleva a cabo desde hace cinco años en ese plantel.

Entre los objetivos principales de actividades como ésta, se encuentran el fortalecer los contenidos y la enseñanza, el valor de la responsabilidad, y el cuidado de las cosas.

"Los niños, desde el inicio, cuando plantaron la semilla, hasta el riego, el cuidado, ahorita la cosecha, todos se han involucrado. Porque ahorita apenas ellos, con el ejemplo, ven la responsabilidad para cuidar este huerto", explicó el profesor Jorge Fernández Ramírez, director de la escuela.

El plantel se localiza en las calles Cacama y Anáhuac, en la colonia Azteca, de San Nicolás.

Durante la ceremonia de cosecha se presentaron diversos platillos cuyos ingredientes eran, primordialmente, productos recolectados de la huerta escolar.

Con mucho empeño, los pequeños de los diferentes grados recolectaron personalmente las hortalizas y las colocaron sobre unas mesas.

Los alumnos se dijeron listos para iniciar el nuevo ciclo de cultivo, correspondiente a las estaciones de primavera y verano, según dijo la pequeña Alondra Abigaíl López Rodríguez, quien cursa el tercer año.

Las autoridades escolares desean que la idea y práctica de los huertos se extienda no solamente a los centros de educación, sino también a los propios hogares, donde las familias puedan practicar la autosuficiencia.

Agustín Martínez