AGUSTÍN MARTÍNEZ
5 de julio de 2017 / 06:37 p.m.

SANTIAGO.- Una gran tristeza es la que se respira en los sectores de La Plazoleta y la colonia Blas Chumacero, en el municipio de Santiago, tras el repentino y lamentable fallecimiento del pequeño Tadeo.

Es el menor de tan sólo 5 años de edad que se ahogó en una alberca el pasado lunes, durante una fiesta infantil en la comunidad de La Cieneguilla.

Los restos del niño fueron despedidos la tarde del miércoles en un panteón de aquella localidad, tras ser velados desde el martes en la funeraria que se localiza a un costado de la presa.

A través de las redes sociales no se hicieron esperar las condolencias y las muestras de duelo, no solamente de familiares y amigos, sino también de muchos habitantes de aquella zona.

MENOR

Kirlehan Tadeo Garza Reyes, de 5 años y quien habitaba en el sector de La Plazuela, al sur de El Cercado, fue velado hasta la tarde del miércoles. Le dieron el último adiós en el panteón Santo Domingo 1.

Al igual que su familia, él era muy apreciado en el vecindario de la colonia Blas Chumacero, pues su papá creció en el barrio de la calle Francisco Márquez, donde aún viven sus abuelos.

Aunque aún esperan el desahogo de algunas pruebas periciales, como parte del protocolo y el procedimiento legal, las autoridades prácticamente cierran la carpeta de investigación como una muerte accidental.

El trágico acontecimiento ocurrió momentos después de las 18:00 horas del pasado lunes en una quinta campestre ubicada en la colonia La Cieneguilla.

Tadeo disfrutaba de una merienda por el cumpleaños de otro niño, y había acudido en compañía de sus padres y sus dos hermanos.

Mientras la mamá se mantenía vigilando a la niña más pequeña, de 3 años de edad, las demás personas perdieron de vista a Tadeo, por lo que comenzaron a buscarlo.

Fue hasta después de varios minutos que lo encontraron inconsciente en el fondo de la alberca, por lo que los familiares trataron de reanimarlo.

Instantes después lo llevaron a la clínica 8 del Seguro Social, ubicada en El Cercado, donde los médicos ya no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

Personas que estuvieron en la reunión indicaron que, en su desesperación e impotencia, familiares del menor recriminaron a los organizadores de la fiesta el haber realizado el evento en un lugar peligroso.

ilp