AGUSTÍN MARTÍNEZ
2 de octubre de 2017 / 08:23 p.m.

MONTERREY.- La madrugada del pasado viernes 29 de septiembre, en diferentes hechos, fallecieron dos mujeres durante los torrenciales aguaceros que azotaron la ciudad.

Uno de los casos atrajo la atención en mayor medida debido a que ocurrió en un socavón, y la víctima no fue encontrada de inmediato. Pero el otro fue de igual relevancia, dado las consecuencias fatales.

Fue en Escobedo donde perdió la vida María Teresa Flores Campos, de 51 años de edad y quien fue despedida por sus seres queridos durante el fin de semana.

Era ama de casa y vivía en Fomerrey 9. Durante muchos años se dedicó al comercio, e inclusive tenía un puesto de alimentos afuera del estadio Universitario, a donde acudía cada 15 días durante la temporada regular.

Una de las mayores pasiones de María Teresa, además de su afición por el equipo los Tigres, era el volibol, deporte que practicó durante tiempo considerable, y era reconocida por compañeras y rivales.
Ella dejó esposo y dos hijas. Su muerte causó consternación en varios puntos de Escobedo, pues era muy apreciada y reconocida, pues siempre se distinguió por ser muy luchista y trabajadora.

Una de sus amistades publicó en redes sociales un mensaje conmovedor: “¿Qué puedo decir? Siento una enorme tristeza en mi corazón, que quisiera que fuera un sueño; que no fuera verdad. Que me dijeran que no es cierto”.

Nuevamente su familia está de luto. Hace casi seis años, un sobrino de María Teresa murió en un accidente de motocicleta en San Pedro, a la edad de 21 años.

Los funerales de la señora se llevaron a cabo durante el fin de semana en unas capillas ubicadas en la avenida Constitución, en Monterrey, a donde acudieron decenas de personas.

Flores Campos falleció la madrugada del viernes 29 de septiembre, luego de que su camioneta Chevrolet Trax color blanco fue arrastrada por una corriente de agua que se formó en una calle, en Escobedo.

Como a la 1:00 de la mañana regresaba sola de una reunión, pero al pasar por un vado en la colonia Las Encinas su vehículo quedó varado.

Por celular le llamó a una de sus hijas, indicándole el problema, pero de pronto se perdió la comunicación.

Durante esa madrugada y tras encontrar la camioneta vacía en la colonia Los Elizondo, rescatistas y familiares de Tere se abocaron a la búsqueda de ella.

Finalmente localizaron el cuerpo como a las 9:00 de la mañana en un arroyo cerca de las calles Sierra de las Gomas y Pino Suárez, en la colonia Las Malvinas, a unos dos kilómetros del incidente.


pjt