4 de diciembre de 2014 / 11:00 p.m.

Monterrey.- A un mes de que cierre el año fiscal, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) anunció una nueva prórroga para que los contribuyentes, que facturen menos de 4 millones de pesos, migren a la contabilidad electrónica.

La fecha inicial era al cierre de este año, sin embargo se anunció que será hasta el 1 de enero de 2016 el día límite.

Esto otorga a las personas físicas, así como a las pequeñas y medianas empresas, un año más de plazo para entregar su facturación ante el SAT de manera digital.

El documento publicado indica que tendrán hasta el 1 de enero de 2016 como prórroga las personas morales cuyos ingresos acumulables declarados o que se debieron declarar, correspondientes al ejercicio 2013, sean inferiores a 4 millones de pesos.

Así como las personas físicas, contribuyentes dedicados a las actividades agrícolas, silvícolas, ganaderas o de pesca que cumplan con sus obligaciones fiscales; así como también quienes se inscriban al RFC durante el ejercicio 2014 ó 2015, deberán realizar su declaración de manera electrónica.

Menciona que: "a partir del primer día del mes siguiente (también deben hacer su declaración electrónica) quien se inscribió al RFC, aquellos contribuyentes que se inscriban a partir del 1 de enero de 2016".

El anuncio fue hecho por el jefe del SAT, Aristóteles Núñez Sánchez, y la modificación publicada en el mismo portal del fisco.

Sin embargo, aquellas empresas que facturen cantidades por encima de los 4 millones de pesos deberán hacerlo como se ha establecido desde un inicio.

Esta decisión fue aplaudida por Brian Nishizaki, de la empresa de facturación electrónica Aspel, quien señaló que esto permitirá a los contribuyentes más vulnerables (especialmente a las pequeñas y medianas empresas) tener más tiempo para conocer los mecanismos de trabajo y realmente cumplir con las disposiciones impuestas por el fisco.

"Esto permitirá a los pequeños contribuyentes tener más tiempo para prepararse para responder a este tipo de acciones. Había mucha desinformación, mucha preocupación por parte de los contribuyentes ya que no entendían o no sabían cómo hacer este tipo de acciones y es bueno que finalmente el SAT se haya dado cuenta de que iba a ser imposible que se lograra este año", mencionó Nishizaki.

Explicó de igual manera que en este año los contribuyentes tendrán la opción de seguir llevando su contabilidad a "la antigüita", o que aquellos que no habían migrado todavía lo hagan de manera oportuna.

Sin embargo, recomendó tanto a las personas físicas como a las pequeñas y medianas empresas no esperar hasta el último momento, ya que este plazo otorgado por el fisco será el último.

"Estamos alineándonos a como se hacen las cosas de manera internacional. Tiene que ser transitorio, y el SAT está dando la oportunidad de que se haga esto. Sin embargo, yo recomendaría a los contribuyentes a no esperarse como buenos mexicanos hasta el último momento, porque eso fue lo que pasó esta vez.

"Durante la mayor parte de este año estuvimos con este tema y no se pudo. Tuvimos millones de llamadas durante los últimos meses y espero que no se repita esta situación en diciembre del próximo año. Tienen un mes para aprender cómo hacerlo y prepararse de manera adecuada", puntualizó.

FOTO: Leonel Rocha

DANIELA GARCÍA|MILENIO