GUSTAVO MENDOZA | MILENIO DIGITAL
31 de diciembre de 2015 / 08:59 a.m.

Monterrey.- El Arco de la Independencia, monumento emblemático de la ciudad, recibió un doble daño en el penúltimo día de 2015.

Este miércoles amaneció con una pinta de grafiti color plateado sobre la base poniente y de cara al sur, pero por la tarde el personal de Servicios Públicos de Monterrey decidió retirar la marca puliendo la cantera.

El monumento ubicado en Calzada Madero y Pino Suárez amaneció con una pinta a un costado de las placas colocadas en 1910. Tras el reporte, una cuadrilla del municipio acudió a limpiar la pieza.

Ismael Ponce, quien retiró la pinta utilizando una pulidora directamente sobre la cantera, explicó que el proceso demandó cerca de cinco horas debido a que el aerosol ingresó profundamente a la placa de cantera.

Sin embargo, a decir de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado, el procedimiento no fue el indicado, pues esta acción lo único que generó es debilitar al recubrimiento de la construcción.

"Se agradece la intención, estoy seguro que fue de buena fe el remover este grafiti, pero se le hizo un daño mayor al remover una capa de la cantera con el pulidor", opinó Benjamín Valdez Fernández, coordinador de proyectos en el INAH.

A decir del especialista, la pintura de aerosol pudo retirarse a través de la aplicación de productos químicos y con un cepillado especial, con el cual se evitaría un daño a la placa de cantera.

Arco de la Independencia
El monumento histórico amaneció el miércoles con una pinta de grafiti color plateado sobre la base | @LeydaEstradat

La solución realizada por personal del municipio "sólo debilita y rebaja" el recubrimiento, pudiendo ocasionar su desprendimiento.

Tras cuatro horas de pulir para retirar el grafiti, la pintura no se eliminó por completo. Personal de Servicios Públicos refirió que esperarán indicaciones para colocar un sellador o barniz para recubrir la zona afectada.

En el Arco de la Independencia es posible advertir desprendimientos en las esquinas y ornamentos del monumento. Además de marcas generadas por el transporte que sortea a la estructura en su cruce de Pino Suárez y Madero.

Inaugurado en 1910 con motivo del primer Centenario de la Independencia de México, el Arco es una de las piezas emblemáticas de la ciudad, el cual fue un diseño del arquitecto Alfred Giles.

Además, la obra está protegida por el Catálogo de Bienes Inmuebles del INAH como monumento federal, por lo que cualquier daño puede alcanzar penas de hasta 10 años de cárcel para los culpables.