22 de febrero de 2014 / 01:18 a.m.

Monterrey.- A tres años de su última intervención, el histórico Puente del Papa recibirá una cirugía mayor para regresarle el esplendor de antaño.

La Secretaría de Obras Públicas del Estado lanzó una licitación para reparar su infraestructura, aquejada hoy por el vandalismo en forma de grafitti, cuarteaduras por doquier, suciedad y un descuido generalizado.

De acuerdo a la información disponible, los trabajos consistirán en el retiro de óxido y grafitti, pintura para restaurar los colores originales, corrección de detalles estructurales, reparación de barandales y lozas, además de la escalinata que da hacia la lateral de la avenida Constitución.

Se estima que los trabajos, que tendrán un costo de 10 millones de pesos, inicien en marzo del presente año y concluyan 30 días calendario después.

Fuentes de la dependencia estatal informaron que el puente no recibe mantenimiento desde hace 3 años, y las obras en fase de licitación forman parte del plan de embellecimiento del Par Vial Morones Prieto-Constitución.

Anteriormente llamado San Luisito, pues conecta el centro de Monterrey con la colonia Independencia (otrora Barrio San Luisito), este puente tiene una longitud de 269 metros cuadrados. Es el peatonal más largo y alto de todo el estado, además de ser el único que atraviesa el río Santa Catarina.

Consta de una estructura de acero y tres arcadas parabólicas que sostienen con tensores tirantes el peatonal, transitado diariamente por miles de personas que van y vienen a la zona centro de Monterrey.

El nombre actual proviene de la visita que Juan Pablo II hizo en 1979 a la ciudad, durante la cual pronunció un mensaje desde uno de los balcones del puente ante más de un millón de feligreses congregados en el lecho del río.

Dado el paso y las inclemencias del tiempo, el puente construido en 1976 ha sufrido daños por el uso continuo, la erosión, exposición solar y el vandalismo, a pesar de ello, se mantiene en condiciones para mantenerlo abierto.

En un recorrido realizado esta semana, se constató que los barandales que dan hacia la circulación de la avenida Constitución se encuentran repletos de cinta, producto de las mantas que grupos criminales, políticos y estudiantiles han colgado para enviar sus mensajes.

La Secretaría de Obras Públicas estatal identifica al Puente del Papa como uno de los íconos de la ciudad, y ahora se busca sacarlo del olvido en que se encuentra desde hace años.

LUIS GARCÍA