SYNDY GARCÍA
17 de febrero de 2016 / 06:34 a.m.

Monterrey.- Legisladores locales coincidieron en que todos los funcionarios de primer nivel involucrados en el tema de la riña del penal del Topo Chico deben declarar para deslindar responsabilidades.

Después de que la defensa del ex subcomisario Fernando Domínguez Jaramillo buscara acreditar, mediante imágenes de mensajes de WhatsApp, que funcionarios estatales como el secretario de Seguridad, Cuauhtémoc Antúnez, y el comisario de la Dirección General de Administración Penitenciaria, Juan Antonio Caballero Delgadillo, estuvieron enterados de la riña en el penal y no actuaron, los diputados expusieron sus posturas.

El diputado del PRI, Héctor García García, indicó que, de encontrarse omisiones, se debe separar del cargo al general Cuauhtémoc Antúnez; por su parte, el coordinador de la bancada del PAN, Arturo Salinas, señaló que todos los funcionarios de primer nivel e involucrados también deberán declarar.

García García coincidió en que la masacre de los 49 reos debe derivar en el llamado a cuentas de todos los funcionarios, incluso hasta del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

“Creo que le va a recaer responsabilidad (al general Antúnez), creo que va a ser responsable de algunas de las omisiones, ni siquiera por querer que sea, va a suceder que va a recaer en omisiones.

“Si este mensaje (de WhatsApp) se demuestra, por sí solo tienen que separarse de su cargo, estamos hablando de una omisión grave, el hecho de que te pidan ayuda, al responsable de la seguridad en el estado (Cuauhtémoc Antúnez Pérez) y que se haga caso omiso me parece muy grave”, comentó el diputado priista.

Arturo Salinas Garza, coordinador de la bancada de Acción Nacional, hizo un llamado a hacer todas las diligencias de los involucrados en la masacre del penal del Topo Chico.

“La omisión es igual de grave que la participación (…) todos tienen que declarar, tiene que declarar el secretario general de Gobierno, tiene que declarar el secretario de Seguridad Pública, tiene que declarar el director del Sistema Penitenciario, todos tienen que declarar, y al final hay que fincar responsabilidades”, apuntó.

Vía telefónica, Marco González, coordinador de la bancada del PRI en el Congreso, indicó que se refleja un desorden en el equipo de seguridad del Estado.

Ante ello, demandó al Gobierno del Estado dar la versión final de los hechos y designar a un responsable para tratar el tema de la masacre.

“Los mensajes que hoy se publican, nos dan a la comunidad el sentir que sí se sabía que estaba sucediendo algo negativo y que no se actuó en tiempo. En resumen, que se pudo haber evitado si hubiera un equipo sólido y coordinado en seguridad.

“Lo que yo estoy viendo aquí es un desorden en el equipo de seguridad y es una guerra interna entre el Gabinete de Jaime, que unos se están ‘echando la pelotita’ al otro. Ahorita es el momento idóneo que el gobernador ponga orden”, apuntó.

Samuel García, diputado de Movimiento Ciudadano, señaló como incongruente que se resuelva un problema grave de seguridad por medio de WhatsApp.