GUADALUPE SÁNCHEZ
14 de febrero de 2016 / 04:53 p.m.

MONTERREY.- Tras los echos ocurridos en el penal del Topochico, el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López pidió a la autoridad estatal que para recuperar el control del centro penintenciario primero se empiece por la comida y el agua que se suministra a los reclusos.

Sin querer dar detalles de la información con la cuenta la Pastoral Penitenciaria que es la que visista los penales, insistió en que debe ser el Estado quien reparta los alimentos.


Señaló que como pastor de la arquidiócesis no tiene la autoridad para ingresar al penal cuando quiera, ya que como todos debe pedir permiso y ser sometido a las revisiones. Aclaró que tal vez la próxima semana se permita el acceso de la pastoral para visitar a los presos.

Cabrera López tambien reiteró el mensaje del Papa Francisco de condolencia y oración a las familias por la tragedia acontecida en el centro de reinserción social.

Monseñor dijo que todo lo relacionado al caso debe investigarse y si funcionarios resultan responsables de hechos ilícitos tendrán que responder o de lo contrario recuperar su libertad, ya que dijo cualquiera que sea director de un penal tiene un trabajo difícil.