MULTIMEDIOS DIGITAL
10 de marzo de 2016 / 06:27 p.m.

Monterrey.- El procurador de Justicia, Roberto Flores Treviño, compareció ante los diputados de la Comisión de Justicia del Congreso Local, en donde confirmó que sí debía dinero en el "país de los créditos", pero que pagó, por lo que el asunto quedó concluido.

Flores Treviño inició explicando su versión de los hechos, para posteriormente responder una serie de preguntas que previamente se recabaron entre los diputados.

“Esta situación que desata una publicación a nivel nacional, en donde resulta que se maneja de forma sensacionalista. Lo que les puedo decir es que hace 20 años fui a Las Vegas, y entonces jugué y perdí.

“Quiero aclarar un punto bien importante (...) nunca saqué yo mi chequera y firmé un cheque sin fondos, eso no sucedió nunca”, dijo Flores Treviño.

El procurador procedió a explicar que los créditos en Las Vegas funcionan a través de un “promissory note”, que es el equivalente a un pagaré.

“Situaciones adversas económicas que se presentaron en mi vida no me permitieron terminar de liquidar esa deuda, y esa deuda fue solicitada por el fiscal general del Estado de Nevada a un servidor, yo acudí en ese momento que fui citado, y celebré un convenio de pago”, explicó el procurador.

Flores Treviño dijo que tardó mucho tiempo en pagar los tres créditos gracias a la ‘habilidad’ que como abogado que siempre ha tenido, ya que logró aplazar la liquidación.

“En agosto del año pasado decidí liquidar la totalidad de ese crédito. Había una cantidad por liquidar, y el día 13 de agosto mandé a Las Vegas el pago total del crédito. El día 14 fue aprobado el pago y el caso fue totalmente cerrado”, expuso.

El procurador procedió a mostrar al diputado Gabriel Tláloc, presidente de la Comisión de Justicia en el Congreso Local, los recibos de ‘restitución’ con la leyenda “cerrado” en la fecha, que comprueban que sus créditos han sido liquidados.

En tono algo irónico, el procurador pidió disculpas a los diputados por no haber hecho referencia al caso en su primera comparecencia ante el Congreso, ya que no lo consideró necesario, debido a que no le resultó ninguna responsabilidad penal.

Ante la pregunta expresa de los diputados sobre la cantidad de la deuda adquirida en Las Vegas, el procurador se limitó a decir que esa información era privada, y que por seguridad no la iba a revelar.