2 de julio de 2014 / 12:24 a.m.

Monterrey.- Aunque reconoció que la "muerte" de la reforma electoral complica el futuro de Nuevo León, el Gobierno del Estado calló ante lo que pasó el lunes en el Congreso del Estado.

Cuestionado respecto a la falta de acuerdo entre los legisladores locales para sacar la reforma que incluía las candidaturas independientes y la paridad de género, el jefe de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura, Jorge Domene Zambrano, declinó emitir alguna declaración.

"Es un tema que yo en lo particular no voy a tocar, creo que está en la cancha del proceso legislativo. Siempre como lo hemos dicho, respetamos esa instancia, el Ejecutivo es una cosa, el Legislativo es otra", dijo.

Ante la insistencia en el tema, el funcionario estatal señaló que la reforma electoral todavía está en "veremos", pues el Instituto Nacional Electoral podría dar una esperanza de continuar el proceso.

"Bueno, es algo que ahí está todavía en veremos, leíamos algunas declaraciones de parte del INE en donde a lo mejor hay un tiempo de una semana más para ver este tema. Ojalá y los diputados tengan a bien llegar a un consenso", dijo.

Mientras los diputados del PAN condicionan el diálogo a la participación del gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, el Gobierno del Estado, a través de Jorge Domene, fue claro al decir que no hay una postura.

"No hay postura, no hay una postura, estamos respetuosos de lo que ahí suceda... Sabemos que hay complicaciones, pero el Gobierno del Estado hasta hoy no tiene una postura en ese sentido", puntualizó.

FOTO: Archivo

SANDRA GONZÁLEZ