10 de noviembre de 2014 / 12:30 p.m.

Monterrey.- De continuar la tendencia de los desarrolladores de urbanizar en zona de ladera y con pendientes cada vez más pronunciadas se agravará también el problema de las inundaciones, advirtió Juan Ignacio Barragán, presidente de la Sociedad de Urbanismo de Región Monterrey.El urbanista explicó que experiencias recientes confirman que al rasurar los cerros con fraccionamientos, como en Mederos o Satélite, aumentan las inundaciones."Si nosotros seguimos urbanizando los cerros, forzosamente aumentas la velocidad a que baja el agua y quitas infiltración y eso dos factores combinados te generan inundación y encharcamientos en las partes de abajo, eso es bastante fácil de entender."Los desarrolladores no quieren entenderlo, ellos quieren solamente hacer negocio", responde el arquitecto que ha sido funcionario en la materia durante las administraciones de San Pedro Garza García y la del gobierno estatal.Barragán agrega que la Ley de Desarrollo Urbano estatal es clara y contundente."No puedes urbanizar  más allá de una pendiente que tenga 45 por ciento, que suban 45 metros en 100, eso se llama 45 por ciento, eso es la pendiente máxima que se puede urbanizar."Ese ha sido el criterio que marca la Ley máximo. Y hay quien quiere aumentar  más para arriba, es una propuesta de la Canadevi (Cámara Nacional de Vivienda) la que está impulsando esto, eso va a generar riegos geológicos, riegos en la vialidad y riesgos hidrológicos", menciona el urbanista.Por ello, añade la Sociedad de Urbanismo pugna para que no se modifique la Ley, para evitar más estragos de inundaciones en la ciudad cada vez que llueve."Los pluviales que se diseñaron, se diseñaron cuando el cerro no  estaba tan urbanizado, ese pluvial funcionaba para otras condiciones, al incrementar la construcción cambian las condiciones y el pluvial no se da abasto", explicó Barragán.En ese sentido, abundó, se deben hacer estudios de cuencas para determinar el impacto que traerá el desarrollo habitacional.FOTO: EspecialMILENIO DIGITAL/EDUARDO MENDIETA