CÉSAR CUBERO
29 de julio de 2016 / 09:09 a.m.

MONTERREY.- El exceso de velocidad, el cansancio, la falta de pericia al volante, las fallas mecánicas y la falta de vigilancia en las carreteras de Nuevo León han sido la causa de que en los primeros 28 días de julio, las rúas se hayan teñido de rojo, dejando un saldo de 30 personas fallecidas, 22 de ellas a causa de volcaduras.

Según el recuento realizado sobre las muertes en accidentes viales, los primeros seis meses de 2016 sumaron 182 casos; de estos, 39 ocurrieron por volcadura. Sin embargo, julio ya acumula más del 56 por ciento de lo ocurrido en todo el primer semestre del año.

La señal de alarma sobre este tipo de accidentes se prendió desde el día 2 de julio, cuando un autobús volcó en la autopista Saltillo-Matehuala, en el municipio de Galeana, dejando un saldo de cuatro personas sin vida.

El otro percance mortal registrado en el mes sucedió el día 3, cuando en la carretera 57, en el municipio de Doctor Arroyo, una familia volcó la camioneta en la que viajaba y fallecieron cuatro de sus miembros.

De los 30 fallecimientos en el mes de julio en carreteras, 22 –además de los dos mencionados– fueron en volcaduras, cinco por un atropello y uno más por choque.

La única muerte en una colisión sucedió el 13 de julio en la autopista Monterrey-Saltillo, dentro del municipio de Santa Catarina, cuando la víctima José Alberto Hilario Olivo, de 40 años, impactó su auto Toyota contra una pipa.

Sin embargo, fue una volcadura registrada el 17 de julio la que dejó más luto, luego de que un autobús comercial volcara en la carretera Nacional, en Montemorelos, causando el fallecimiento de cinco personas, dos de ellas menores de ocho años.

Del total de 30 muertes en julio en las carreteras del estado, sobresalen dos de ellas por lo extraño del caso.

El 19 de julio viajaban en su auto compacto Dalila Petatán Aguilar, de 54 años, y la pequeña Yutzelana Mendoza Soriano, de año y medio, cuando de pronto la llanta de un tráiler se desprendió de la pesada unidad, cayéndoles encima y causándoles la muerte dentro de su vehículo, a la altura del municipio de Ciénega de Flores.

Los sitios con más fallecimientos

En cuanto a las vías en donde se han protagonizado más decesos por accidentes viales durante el mes de julio, sobresale la carretera Nacional con siete víctimas mortales; de estas, dos fueron por atropello y cinco por volcadura.

Le siguen la carretera 57 y la Monterrey-Reynosa, con cinco decesos en cada una; en tercer lugar se ubica la autopista Saltillo-Matehuala, con cuatro víctimas mortales.

El municipio en donde más muertes viales se han presentado en julio es el de Montemorelos, con siete casos.

De estos, cinco ocurrieron en un choque de autobús en la carretera Nacional; además de dos víctimas por atropello, una de ellas en el tramo Buena Vista-El Fraile, y la otra en Camino al Edén.

También durante el mes han ocurrido dos muertes en la carretera a García, una de ellas por volcadura y otra por atropello.

Esto, además de una víctima en la carretera Montemorelos-Terán; dos muertes más en la Higueras-Marín; una en la carretera a Colombia; y otra en una volcadura en la vía Pesquería-Dulces Nombres.