milenio digital
1 de septiembre de 2015 / 07:57 a.m.

Monterrey.- Parecía que el morbo por cómo quedaría conformada la LXXIV Legislatura había terminado tras desechar el Trife los diversos recursos legales interpuestos; sin embargo, minutos antes de tomar posesión de su curul, los diputados Marco Antonio Díaz y Karina Barrón enviaron una carta de renuncia dirigida al aún presidente estatal del PAN, José Alfredo Pérez Bernal, dejando con ello a ese partido con 17 diputaciones; la causa manifiesta del adiós: "unirse al camino de millones de ciudadanos no representados por un partido político".

Tras la renuncias de Karina Barrón y Marco Antonio Martínez al PAN, al menos doce miembros de alto nivel de Acción Nacional han abandonado ese partido en el último año y medio, en la mayoría de los casos, atribuyendo la salida a la pérdida de identidad de ese instituto, al "clientelismo" y a la falta de vocación de servicio.

Sin embargo, y tras aquella sonada renuncia en 1992 de Pablo Emilio Madero, a partir de 2005 personajes importantes de Acción Nacional, sobre todo hijos de íconos panistas, abandonaron las filas de ese instituto.

En 2005 Tatiana Clouthier, hija de Manuel Clouhtier, renunció al PAN, argumentando que: "El PAN se sacó al priista, que dicen, todos llevamos dentro".

Para marzo de 2011 se unió a la lista otro hijo desobediente, al dejar el partido Fernando Canales Seltzer.

Al final de febrero de 2012 y los primeros días de marzo de ese año, dejaron el instituto político Alejandro Páez Aragón, Rogelio Sada Zambrano y José Martínez.

El 24 de febrero de 2014, Fernando Elizondo Barragán también dijo adiós al partido, argumentando: "Esa fe, que tuvo sólido sustento en todo lo que el PAN logró en el pasado, hoy se ha agotado ante el alud de evidencias y experiencias que demuestran que el partido ha adoptado como propias muchas de las prácticas que siempre combatió".

Y tras esa partida, el desmoronamiento se ha dado de forma crónica, y las razones que los renunciantes declaran, son un tanto similares:

Jesús Cedillo (5 de marzo): "Veo con desánimo que Acción Nacional se ha convertido en aquello que tanto criticamos".

Jesús María Elizondo (19 de septiembre 2014): "Las prácticas que ayer repudiamos son ahora el estandarte que sostiene la imagen de muchos panistas que luchan por un puesto de elección popular. El clientelismo, el compadrazgo, el acarreo, el abultamiento del padrón".

Enrique Barrios Rodríguez (4 de febrero 2015): "Unos cuantos manejan al partido, que tienen el apoyo de Gustavo Madero, líder nacional del PAN, y fue en México en donde se repartieron las candidaturas como barajitas".

Teresa García de Madero (16 de agosto 2015): "en un acto de conciencia he decidido dejar al partido y dejar que el partido muera en paz".

Cabe destacar que el fenómeno ha sucedido bajo la presidencia estatal del PAN de José Alfredo Pérez Bernal, siendo esta etapa la de mayor pérdida de identidad del partido.

Tanto, que a pesar de tener mayoría en el Congreso, quedó en tercer lugar en la contienda por gobernar Nuevo León, y perdió la capital del mismo.

Y a pesar del contundente realismo de la fractura del instituto político, para Pérez Bernal, que dejará el cargo a Mauro Guerra, la situación en el PAN es de triunfo y democracia. Y refiere a decisiones "personales, lamentables y equivocadas" el abandono de gente como Tere García de Madero.