26 de noviembre de 2014 / 08:24 p.m.

MONTERREY.- El ex alcalde de Monterrey, Adalberto Madero Quiroga, reapareció públicamente y dijo que cuando inició su gestión como presidente municipal de la capital neolonesa fue perseguido por su propio partido.

Entrevistado por María Julia Lafuente para Telediario, el ex funcionario dijo que todo comenzó cuando integrantes albiazules "se juntaron".

"Hay que recordar que desde el primer día que fui alcalde, los del PAN se juntaron y me empezaron a hostigar, a inventarme mentiras y a golpearme con la finalidad de que hace seis años yo no pudiera ser el candidato del PAN a gobernador de Nuevo León, tanto así que no pudieron hacer nada, que tuvieron que implementar el dedazo para que pudiera ser (Fernando) Elizondo", dijo Madero Quiroga.

Agregó que esta situación resultó en la derrota del PAN.

"Y salió Elizondo y ahí están las consecuencias, que el PAN perdimos por culpa de la selección de un mal candidato".

Madero Quiroga dijo que esta situación continuó durante la gestión de Fernando Larrazábal, cuando el nueve de octubre de 2011 fue detenido.

"Me detuvieron por un asunto sonso", dijo.

"Fue por una calle que se hizo antes de que yo naciera y en esa época era el Estado el que daba los permisos de uso de suelo y yo ni había nacido", recordó.

El ex alcalde acusó que la administración de Larrazábal proporcionó a la procuraduría un domicilio en el que él no vivía y por ello no se enteró de las notificaciones del proceso en su contra.

"Por eso no me di cuenta lo que estaban tramando", explicó.

También dijo que cuando Sandra Pámanes encabezó el PAN estatal, fue constantemente atacado y que trataron de echarlo del partido.

"Me intentaron expulsar del PAN y las acusaciones que me hacían eran puras tonteras. Sandra Pámanes cuando fue presidenta del PAN cada 15 días salía y me echaba y decía 'Maderito es un corrupto, Maderito es un tal por cual', y cada 15 días me echaba y como ella era la presidenta del PAN yo no me podía defender porque estatutariamente en el partido señala que los asuntos del partido no los puedes ventilar públicamente y ella sí lo hacía para desprestigiarme", dijo.

El ex alcalde fue renuente a confesar si tiene aspiraciones para el proceso electoral 2015, y se limitó a decir que "desayuno, como sueño, aspiro, respiro en este tema porque el servicio público es el bien común".

Al final de la entrevista, Madero fue cuestionado 'si su corazón estaba en Escobedo', a lo que respondió diciendo que vive "en Monterrey, mi credencial de elector está en Monterrey".

Luego la pregunta fue reformulada a temas personales, a lo que entre risas contestó "bueno, ese es otro tema, ahorita vivo con mis papás".

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL