ISRAEL SANTACRUZ
28 de julio de 2016 / 08:04 p.m.

MONTERREY.- Al argumentar que las autoridades se han relajado en el combate a la delincuencia, lo que se refleja en el incremento de algunos delitos, el Observatorio Ciudadano Nuevo León pidió mayor atención a los alcaldes y al gobierno estatal, antes de que llegue a un punto de no retorno.

Titulares de organismos como COPARMEX, CAINTRA, y el Consejo Cívico, señalaron que desde las campañas electorales y aprovechando los cambios de gobierno, la delincuencia ganó terreno que al paso de casi un año les ha sido imposible revertir.

“Aprovechando las elecciones y las transiciones de administración estatal y municipal, todo indica que los delincuentes están recuperando terreno, luego del repliegue logrado años atrás”, dijo José Mario Garza, director de Coparmex.

Las cifras que presenta el Observatorio son contundentes, los robos con violencia en lo que va del año superan a los del último semestre del 2015 en un 46.7%; el robo a banco en este mismo lapso de tiempo aumentó en un 181.8%. En el último año el delito de secuestro se disparó en un 11.1%, de ocupar el lugar 23 a nivel nacional ahora Nuevo León posee el 15.

Los robos a casa aumentaron un 41.7% entre el primer y el segundo trimestre de este año, alcanzando cifras similares a las del 2013. En tanto que el robo a negocio aumentó en un 56% comparando el último semestre de 2015 con el primer semestre de este 2016.

Ante la situación, los integrantes del Observatorio exigieron a las autoridades fortalecer los mecanismos no sólo de seguridad, sino de capacitación de policías; rechazando la petición que harán alcaldes y gobierno estatal a la Federación para volver más flexibles las pruebas de control de confianza.

“Yo creo que por el contrario, tenemos que subir el nivel de exigencia, cuando hablamos de tener una mejor calidad, no hay que olvidiar que las pruebas de confianza son fotografías del momento, quiere decir que estas deben ser en forma periódica”, comentó José Mario Garza.

La exigencia se extendió a la autoridad federal, pues se argumentó que no hay elementos resguardando las carreteras de Nuevo León, sobre todo las que conectan con Estados Unidos y Tamaulipas.

“No descuidar pero sobre todo que nosotros pensamos que los más altos mandos que son los alcaldes y el gobernador deben tener la seguridad en la más alta prioridad de sus agendas”, dijo Sandrine Molinard, de Consejo Cívico.

Los organismos solicitaron atención inmediata, antes de que las inversiones que llegan a Nuevo León de otras latitudes, decidan migrar ante la ola delincuencial.