MAYTE VILLASANA
26 de abril de 2017 / 08:48 p.m.

GARCÍA.- Salma Arely González García, de 19 años, era una reconocida estudiante, su anhelo era convertirse en una profesional. Estaba a cuatro días de finalizar el segundo cuatrimestre de la Carretera de Ingeniería Industrial de la Universidad Politécnica.

De acuerdo al personal docente, tenía un promedio de 8.5. Era una jovencita seria, aplicada y había consolidado algunas amistades en el plantel ubicado en la Cabecera Municipal de García.

“Era buena persona, bastante dedicada”, mencionó uno de sus profesores, que prefirió el anonimato.

Salma fue asesinada la tarde del lunes en una construcción abandonada cuando regresaba de haber presentado exámenes parciales, a escasas cuadras de donde estudiaba.

En esa misma calle hay otros planteles educativos, entre ellos la preparatoria 19 de la UANL y la Universidad Ciudadana.

"Yo le pediría que haya más seguridad y que mandaran una patrulla a la hora de la salida", mencionó Abraham Puentes.

Los alumnos de la zona se mostraron consternados ante el crimen, mientras pasaba al exterior del platel el cortejo fúnebre de al menos 10 vehículos.

Mencionaron que ahora salen todos en grupo y pidieron mayor vigilancia policiaca en la zona y alumbrado público.

Pues que hubiera más patrullas, luminaria y sí se puede que la gente de aquí de García se pueda turnar para estar vigilando".

De acuerdo al personal docente de la Universidad Politécnica, el horario se recorrerá por seguridad de los alumnos.

Este miércoles Salma fue despedida por amigos, compañeros y familiares en las Capillas de Velación del Sagrado Corazón de Jesús, a espaldas de la Universidad en donde estudiaba y sus restos reposarán en el Panteón Santo Cristo, en ese mismo municipio.

SIN DETENIDOS


Una fuente informó que familiares de la víctima podrían estar relacionados a un grupo de la delincuencia organizada.

Agregó que hasta el momento sólo se sabe que el agresor es un hombre alto, delgado, de tez morena, y el cual lleva el cabello a rapa, de acuerdo a las declaraciones de testigos.

Para la tarde del miércoles la patrulla que se encontraba en el lugar del crimen ya se había retirado, pero continuaba el cerco policial.