LOURDES SOLER
18 de febrero de 2017 / 07:16 a.m.

MONTERREY.- La vida de César Adrián Peña Ponce cambió rotundamente luego de ser herido de un disparo en la cabeza por elementos de Fuerza Civil.

Fue el pasado cinco de enero cuando, sin motivo alguno, los oficiales amagaron a balazos a los habitantes de la colonia Libertadores de América del municipio de Monterrey, así lo relató la madre del herido, Eyovila Ponce.

“De repente llegaron esos señores, (elementos Fuerza Civil) y empezaron a disparar al aire, la gente se asustó, empezó a correr y entonces ellos se bajaron y empezaron a dispararle a toda la gente, es como si hubieran hecho una matazón, desafortunadamente le tocó a mi hijo una bala”

La bala perdida terminó en la cabeza del joven; herida que le provocó que perdiera la movilidad de la mitad de su cuerpo.

“Aquí en la parte de atrás de su cabeza y le salió en la frente. Supuestamente me dijeron los médicos que le habían matado la mitad de su cerebro, con eso mi hijo pierde la mitad de (movilidad) de su cuerpo, el brazo y la pierna izquierda”.

Aunque personal de Comunicación de la Secretaría de Seguridad Pública aseguró que los elementos auxiliaron al joven, su madre sostiene que ni siquiera brindaron auxilio.

“Yo fui con ellos (con los elementos) y les pedí ayuda, les dije que ya me habían matado a mi hijo, porque eso es lo que yo pensaba, que me lo habían matado; entonces yo fui y les pedí ayuda a ellos y ellos corrieron y se fueron. Se subieron a sus patrullas y se fueron”.

Desde el cinco de enero el joven se encuentra internado en el Hospital Universitario y su deuda asciende a los más de 500 mil pesos, y ante esto exigen a la corporación estatal hacerse responsables de los daños.

Actualmente existe una denuncia ante el Ministerio Público y la Comisión Estatal de Derechos Humanos contra la corporación, pero estas no han avanzado, ya que cada que acuden los familiares de Peña Ponce reciben largas por parte de las autoridades.