ZYNTIA VANEGAS
12 de mayo de 2016 / 09:01 p.m.

Monterrey.- El Parque Fundidora se ha convertido en un negocio para unos cuantos cuando se había decretado en 1985 que se convertiría en un Gran Parque Central, propiedad de los ciudadanos.

Guillermo Martínez Berlanga, un ecologista, señaló que este espacio cuenta con un déficit de 10 mil árboles, pero los administradores han preferido construir más cajones de estacionamiento para cobrarles a los visitantes.

“El único parque en el mundo que tiene más cajones de estacionamiento que árboles, yo no conozco más perversidad de estos malos empresarios voraces que están ahí robándose el parque, es el único parque en el mundo que no tiene bebederos, para poder vender el agua embotellada a 30 pesos el cuartito. Al parque le han escatimado sembrarle 10 mil árboles que le hacen falta, que sería el gran pulmón”, comentó el ecologista.

Este espacio ha sido utilizado principalmente para eventos masivos, cuando en grandes parques como Central Park, en Nueva York está prohibido llevar a cabo estas acciones que afectan los espacios naturales.

El ecologista señala que en este espacio están cobrando hasta por respirar, y aunque han presentado ante el Congreso la solicitud de que se realice una auditoría ambiental y una auditoría financiera, nadie ha tomado el tema.

“Fundidora presume que tienen 3 mil, nosotros creemos que debe haber entre 10 y 15 mil, pero árboles que produzcan oxígeno, no árboles ornamentales, está lleno de alamillos que no sirven para nada, porque no quieren que les tape su negocito. Al ex director del Parque Fundidora le agarraron nueve amonestaciones, porque se había robado 47 millones de pesos de puros estacionamientos. Es una mina de oro el Parque Fundidora, métanle dinero al parque, quiten los eventos masivos, reforesten el parque, promuevan que la gente vaya en el día.

Fundidora poco a poco ha sido arrebatado a los ciudadanos que deben exigir devuelvan estos espacios.