1 de mayo de 2014 / 03:05 a.m.

Monterrey.- La alcaldesa Margarita Arellanes se manifestó en contra de la supuesta acción indebida del gobierno del Estado en cuanto a los directivos de Canaco Monterrey que fueron citados por la Procuraduría de Justicia para informar sobre las extorsiones que denunciaron en rueda de prensa, cuya acción del gobierno fue tomada como represión hacia estos líderes de comerciantes.

A diferencia del gobierno del Estado, el municipio de Monterrey, dijo Arellanes, han dialogado con la Canaco cuando se trata de problemas que le competen al Ayuntamiento, como es el caso del comercio informal, y le han buscado solución, en vez de mandarlos a la Procuraduría.

Expresó que lo más fácil que se le hizo a la Procuraduría fue tratarlos como si tuvieran un delito.

"Aquí lo que se está viendo es una política pública restrictiva y eso es algo de lo que el estado se había librado y desafortunadamente vemos un cambio pa' atrás. Es muy lamentable y este gobierno se solidariza no nada más con los integrantes de la Canaco, sino con todo aquel que quiera expresarse libremente.

"No es a través de denuncias o a través de llamados de la Procuraduría como se van a solucionar los problemas de este estado", expresó.

Ricardo Alanís