29 de abril de 2014 / 10:55 p.m.

Monterrey.- En un "estira y afloja" se convirtió la denuncia que hicieron cámaras empresariales al Gobierno del Estado por el supuesto incremento de extorsiones, ya que no aportan información a la Procuraduría de Justicia para resolver los casos, dijo el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

La semana pasada el director de la Canaco, Darío Treviño, denunció que las extorsiones incrementaron un 49 por ciento en el primer trimestre de 2014 y mediante una encuesta los comerciantes agremiados revelaron ser víctimas de este delito, lo cual provocó que fueran citados a declarar y la apertura de una averiguación previa.

El lunes dirigentes de Canaco, Coparmex, Caintra y el Consejo Cívico se reunieron con el procurador, Adrián de la Garza y el jefe de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura pero no aportaron datos precisos.

Ante esto el mandatario los exhortó a colaborar para actuar rápido en contra del crimen, como lo reclama la ciudadanía y la propia iniciativa privada.

"Lo que queremos es que nos aporten la información para poderlos ayudar, para poder hacer nuestro trabajo y para que también se deje un testimonio de que las Cámaras están apoyando y están denunciando cualquier hecho que se presente y que esto no tiene nada que ver con lo político", dijo.

Medina de la Cruz aseguró que las autoridades están listas para hacer su trabajo de investigación pero requieren colaboración de los afectados.

Pese a que ofrecieron todas las garantías a las presuntas víctimas, hasta el momento no hay una denuncia formal y no existe información.

"Sin embargo nosotros vamos a seguir insistiendo y, bueno, aprovecho la oportunidad para que, si allá afuera, a través de los medios de comunicación, hay alguien que esté sufriendo este caso se acerque con la autoridad para poderlos atender", indicó el mandatario.

El gobernador aseguró que la denuncia pública se toma con seriedad  y no como un caso político.

Cabe señalar que de acuerdo a cifras oficiales del Gobierno del Estado, el 98.5 por ciento de las denuncias por extorsión son telefónicas y en abril se presentaron dos de manera presencial, lo que se conoce como cobro de piso.

Estas últimas fueron resueltas por los agentes  ministeriales y se detuvo a los responsables, mientras que hay  coordinación con los estados vecinos para controlar las llamadas de extorsión que salen de los penales.

Sandra González