RICARDO ALANÍS
7 de agosto de 2016 / 11:24 a.m.

MONTERREY.- Por haber autorizado la construcción de una gasolinera y una tienda de conveniencia en zona protegida, habitantes del Barrio Antiguo presentarán una denuncia en contra de la ex alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes; la ex secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología, Brenda Sánchez y miembros de la Comisión de Restauración y Conservación de esa zona, entre ellos un supuesto vecino de nombre, Mariano Núñez.

El abogado Moisés Solís Vázquez, presidente de la Asociación Vecinos del Barrio Antiguo expresó que no sólo dañaron esa propiedad con el aval indebido del Instituto Nacional de Antropología e Historia, también otra casa que fue derrumbada en Morelos y Doctor Coss, construida en 1857, por lo que se harían acreedores a sanciones administrativas y penales.

Dijo que además buscarán un amparo administrativo en contra de las dos autoridades, la municipal, la estatal del sexenio pasado, y tres miembros de la Comisión de Restauración por haber incurrido en anomalías, como sería el caso del supuesto vecino, Mariano Núñez González, secretario del organismo quien en lo “oscurito”, dijo, firmó las autorizaciones.

“Están violándose las dos administraciones de gobierno, el municipal con Margarita Arellanes, Brenda Sánchez y el gobierno anterior con la Comisión de restauración, que es la que ha estado firmando los permisos de uso de suelo, hay 20 más autorizados”.

“Vamos a hacerla contra ella y también contra la ex secretaria de Desarrollo Urbano, Brenda Sánchez y obvio que los que están implicados en haberla autorizado en lo oscurito, porque la Comisión de Restauración y Conservación es colegiada, deben ser tres, pero la que se supone que es la presidenta no está enterada, nunca ha firmado, entonces no vale ninguno de los acuerdos que ellos están haciendo, y el INAH también”, dijo.

Señalaron que la gasolinera y la tienda de conveniencia se construyeron en parte de una propiedad donde se instaló la primera empresa de fundición creada a fines del siglo 19, es decir, la más antigua del estado, por encima de la Fundidora de Fierro y Acero, y que fabricaba codos de acero, producto por el cual los regiomontanos recibieron el mote de “Codos”.

Por su parte, el ex gobernador, Sócrates Rizzo, quien acudió en apoyo de los vecinos del Barrio Antiguo que se oponen al funcionamiento de la gasolinera, señaló que hay un decreto que protege la zona, y que el Municipio debió tomarlo en cuenta, además que hay una ley local que también fue violada con esta medida.

“A lo mejor podemos ver la maquinaria con que se fabricaban esos codos, aquí a la vuelta están, tiene un valor histórico porque fue la primera fundición, rústica si quieres tú y con esto se ve deteriorado, entonces no se respetó.

“Aquí desde luego, aunque el Municipio puede dar y dio autorizaciones de cambio de uso de suelo en la administración anterior, con Margarita Arellanes se dieron cambios de uso de suelo con base en el cual se justificaba la construcción de esta edificación, sin embargo eso está restringido a lo que establece el decreto”, dijo el ex gobernador.