13 de febrero de 2014 / 07:36 p.m.

Monterrey.- En la colonia Cumbres cuarto sector hay una casa tan grande que lo mismo cabe un ladrón, que un mal viviente, que una pareja urgida de amor, que basura al por mayor.

Desde hace treinta y tantos años que comenzaron a construirla, está abandonada, en obra gris y, por tanto, convertida en un foco de infección, receptáculo de toda la basura que quieran ahí tirar.

Nadie sabe de quién es, dicen las vecinas.

El inmueble está en el punto donde se unen las calles Diego Ordaz y Bartolomé Colón, en el cuarto sector de Cumbres. Son dos lotes donde primero se comenzó a construir una casa de una planta y luego quedó abandonada diurante 20 años.

Hace años volvieron los albaniñes, la hicieron más alta, con un diseño funcional y moderno, pero volvió a quedarse en obra gris.

Los vecinos temen por su seguridad, pues desde ese inmueble se puede vigilar a un amplio sector aledaño. Varias veces han descubierto vagabundos que llegan a vivir ahí como si fuera su casa.

Incluso, alguien que va seguido usa un bote como asiento para disfrutar la vista desde lo que pretendía ser un balcón.

Nadie sabe desde cuándo, en el patio hay una fuga de agua. Mejor dicho, una tubería destapada por donde escapan miles de metros cubicos del líquido. Los vecinos ya hablaron a Aguay Drenaje y fueron al Municipio de Monterrey, acudieorn a dependencias estatales, pero todos les dicen que como es propiedad privada no pueden intervenir.

Francisco Zúñiga