10 de febrero de 2014 / 12:27 a.m.

Monterrey.- Margarita Cardona Calderón decidió romper el silencio y denunciar la extorsión de la que sus hermanos Arturo y Pedro son víctimas. Ellos están en el Penal de Cadereyta desde 2012 junto a Jesús González, los tres son dueños del casino La Fortuna.

Todos acusados de supuesto despojo de inmueble agravado, sin embargo durante el proceso se comprobó que un grupo presuntamente controlado por el juez federal Luis Armando Jerezano Treviño obtuvo de manera ilegal la posesión del casino La Fortuna, pese a esto siguen encarcelados.

Por ello, la familia exigió un debido proceso y la intervención del gobernador Rodrigo Medina.

A decir de Margarita, el calvario para su familia comenzó en 2011, cuando el Consejo de la Judicatura suspendió al juez federal Luis Armando Jerezano Treviño al darse a conocer que protegía a casinos irregulares.

Fue cuando el funcionario exigió una cantidad mensual de 100 mil pesos a los hermanos Cardona para compensar su debacle económica, al no acceder, comenzó el acoso.

Después de que el casino La Fortuna, ubicado en la avenida Fidel Velásquez, pasara a otros dueños, la SEIDO aseguró la casa de apuestas por presunto lavado de dinero.

Recientemente el abogado Erik Garza Treviño, quien en su momento denunció a los hermanos Cardona del despojo, confesó ante las autoridades que el juez suspendido Luis Armando Jerezano Treviño utiliza como prestanombres a los nuevos accionistas del casino La Fortuna.

Este abogado fue  arrestado y liberado hace unos días tras un cateo y cierre del casino La Fortuna por parte de la Secretaría de Marina Armada de México y el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

SANDRA GONZÁLEZ