ORLANDO MALDONADO
9 de mayo de 2016 / 05:17 p.m.

Monterrey.- El que Nuevo León sea segundo lugar a nivel nacional en denuncias contra funcionarios públicos, no quiere decir que éstos sean culpables, así lo consideró el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Posterior al festejo que realizó a todas las mamás burócratas en el Teatro de la Ciudad, el mandatario estatal aseguró que dichas denuncias se traducen en la confianza que la ciudadanía tiene a la autoridad.

El mandatario estatal añadió que Nuevo León es ejemplo a nivel nacional en la confianza que la ciudadanía tiene a su gobierno para ejercer cualquier tipo de denuncia y abuso.

"Hoy abrimos aquí las denuncias a cualquier persona, eso no quiere decir que haya culpabilidad, es decir, hay denuncias porque hemos abierto la denuncia, hemos dicho a la sociedad que denuncie para que no crea que es tan conveniente para nosotros hacer un Gobierno más honesto, más sencillo, más práctico.

"Nosotros somos ejemplo en el país de la denuncia, eso quiere decir que la gente está denunciando y tiene confianza, pronto tendrán respuesta de todo esto", dijo.

Rodríguez Calderón sostuvo que gran parte de estas denuncias las realizan personajes que están en contra de su administración, como Pedro Alejo Rodríguez "Fufito" y Gilberto Lozano.

"Fufito ha hecho como diez denuncias, Gilberto Lozano otras 30 (denuncias), eso no quiere decir que sean ciertas", refirió.

Sin embargo, el gobernador dijo que quien debe señalar si las denuncias están sesgadas o no, es Ernesto Canales.

"No sé (si están sesgadas), porque depende de qué estén hablando y eso es algo que ve el Fiscal (Anticorrupción) que tiene que abrir las carpetas de investigación y ver si es cierto o no es cierto y él tendrá que dar una respuesta al respecto porque es su chamba", respondió.

Este lunes MILENIO Monterrey dio a conocer que Nuevo León se encuentra a nivel nacional como el segundo lugar en denuncias por delitos cometidos por funcionarios públicos.

Dentro de los delitos en el periodo de enero a marzo de 2016, las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indican que en la entidad suman 135 denuncias en presuntos delitos cometidos por servidores públicos.

Nuevo León está sólo debajo del Distrito Federal (así aparece aún el nombre en las estadísticas oficiales), el cual registró entre enero y marzo de este año 188 denuncias.

En lo que compete al Gobierno del Estado, el caso más sonado de presuntos actos de corrupción es el de la compra de cobijas al triple de su valor por parte de la Subsecretaría de Administración que dirigía Rogelio Benavides Pintos, y que por este motivo pidió la renuncia para que se le deslindara o responsabilizara de dicha situación. Al momento no se ha dado a conocer nada por parte de la autoridad.

Otro de los casos es el de Yermak Torres, quien renunció a la Dirección de Radio y Televisión de Nuevo León, supuestamente por tener un proyecto personal mejor, sin embargo, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón admitió que se le abrió una investigación por presuntamente haber sustraído aparatos electrodomésticos del Canal 28 para su hogar.