FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
5 de diciembre de 2017 / 10:27 p.m.

MONTERREY.- La Final de Fútbol con los dos equipos de la localidad es una fiesta, y como tal, debemos tomarla. "Es algo momentáneo que no debe cambiar nuestras relaciones con los demás, especialmente con la familia", consideró la psicoterapeuta, Maribel Sáenz Elizondo.

Claro, parte de la fiesta es el festejo y el 'bullying' al que vio perder a su equipo, pero ambos deben pensar que la burla debe ser amistosa, y se debe tener respeto para quien fue derrotado.

El dolor es momentáneo, explica la psicoterapeuta, pero la vida sigue y una derrota del equipo no debe llevar a un estado de depresión; es sólo un entretenimiento.

La especialista recomendó a la Autoridad y a los equipos proporcionar otro tipo de satisfactor a los seguidores de los equipos: la palabra clave, dijo Sáenz Elizondo, es el respeto hacia el rival, para moderar las burlas.

"El juego y la victoria, por importante que parezca, es efímera, a diferencia de la relación con las personas, que es para siempre. Y en este caso, se debe evitar agredir; ni siquiera verbalmente", puntualizó.


pjt