17 de octubre de 2014 / 02:32 a.m.

Monterrey.- El Gobierno del Estado habría incurrido en privación ilegal de la libertad o desaparición forzada en el caso de los 27 jóvenes detenidos por colocar mantas con frases de protesta previo al quinto informe de Rodrigo Medina de la Cruz.

La edil mencionó que también sucedió una situación similar con el caso del reportero Julio César Dávila, quien fue detenido la semana pasada por elementos de la Policía Ministerial acusado de incurrir en halconeo.

"Veo con preocupación, que es Julio, son 27 muchachos, ahora es también Agapito, el trabajador del Metro, en que bueno como gobierno no puedes querer tapar institucionalmente y menos a través de la fuerza pública, no puedes querer tapar las críticas, es insano para una sociedad, y la verdad es que no lo podemos permitir nadie.

"Me preocupa que una autoridad no sepa leer toda vez que no es posible que no puedas distinguir entre una denominada narco manta, que es porque trae un narco mensaje, y ahí a simple vista puedes distinguir qué es lo que se ha escrito. Espero que no se vuelva a repetir una situación así, porque también con el periodista, mencionó un familiar que duraron horas en poder encontrarlo, esto se llama privación ilegal de la libertad o desaparición forzada de las personas. ¿Cómo es posible que más de 27 padres de familia estuvieran todo el día buscando a sus hijos, siete de ellos menores?", declaró.

Mencionó que llegó un momento en que se fue minimizando la inseguridad y precisamente eso generó un serio problema.

Dijo que eso precisamente sucedería al minimizar los actos de represión, situación que podría volverse muy grave, y por ello es momento de aplicar un alto y un llamado a las autoridades a respetar a ciudadanos y también a periodistas.

Admitió que entre los detenidos sí hay tres empleados de la administración municipal, pero que fuera de su horario de labores acudieron a poner las mantas, que dentro de su derecho a manifestarse recurrieron a esa acción.

Agregó que incluso algunos de esos empleados pidieron ayuda a la Dirección del Instituto de la Juventud, por eso intervino el municipio de Monterrey en su defensa, y que lo mismo sucedió con el reportero detenido la semana pasada por tomar fotos a vehículos del Gobierno Estatal mal estacionados, y para quien pidieron apoyo sus propios familiares.

FOTO: Jorge López

RICARDO ALANÍS