4 de mayo de 2014 / 06:25 p.m.

Monterrey.- Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) hizo un recorrido en el Ejido Aquiles Serdán, ubicado en el municipio de Vallecillo, Nuevo León, donde se reportaron peces muertos en el cauce del río Salado (mojarra tilapia, bagre y sardinas).

Ante ello, el 11 de abril pasado, personal de la delegación estatal de la Profepa tomó muestras de agua en el sitio, las cuales fueron enviadas a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), quien reportó que los resultados "no arrojan evidencia de incumplir con la norma NOM-001-SERMARNAT-1996".

Además, según información del comisariado ejidal del municipio, el incidente se reportó desde el lunes 7 de abril, con un aumento en la turbidez y coloración del agua. Este tipo de evento ya se había presentado en junio de 2013, detalló la Profepa en un comunicado.

De acuerdo a expertos de Profepa y Conagua en los parámetros evaluados en las muestras tomadas del río Salado, no se consideró el oxígeno disuelto, el cual es una medida de importancia para determinar la posible causa de la mortandad de peces ocasionada por las condiciones anaerobias del sitio.

Ante ello, la Procuraduría Ambiental se comprometió a seguir con el análisis de las características del agua, la cual podría mostrar una baja concentración de oxígeno y/o una alta turbidez, ambas posibles causas de mortandad.

La NOM-001-SERMARNAT-1996 establece los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales en aguas y bienes nacionales.

Dicha norma busca proteger los cuerpos de agua nacional y define las concentraciones de contaminantes máximas para que el agua pueda ser usada en diferentes sectores. Desde el consumo humano, hasta las actividades industriales y agrícolas.

En ella se establecen los límites máximos permisibles de Fósforo Total en 20 miligramos por litro (mg/l) para uso agrícola y uso público y cinco para protección de la vida acuática; de Arsénico en 0.2 mg/l para uso agrícola y 0.1 para uso público y protección de la vida acuática.

También establece que para determinar la contaminación por patógenos se tomará como indicador a los coliformes fecales.

Notimex