24 de febrero de 2014 / 10:18 p.m.

Monterrey.- Aldo Fasci Zuazua, ex secretario de Seguridad en el Estado, descartó que los índices de reincidencia criminal lleguen al 30 por ciento como lo manejó el director de Renace, Martín Carlos Sánchez Bocanegra, pues históricamente siempre han oscilado alrededor del ocho por ciento.

Mencionó que es imposible reducirlos más porque muchas veces el principal factor para que se vuelva a cometer un delito es la personalidad del individuo y no el sistema de readaptación.

"El asunto es que los penales están llenos con gente que cometió delitos comunes y esos salen y no vuelve a cometerlos y los que están relacionados con el crimen organizado salen y los matan, esos no regresan", dijo tajantemente el ex funcionario.

En lo que sí coincidió con Sánchez Bocanegra es en que se debe trabajar más con los programas de readaptación social, pues esos índices de reincidencia pueden bajar quizá hasta lograr 5 por ciento.

"En lo que sí tiene razón es que debemos seguir trabajando en ese problema. Lo que te dice la reincidencia es que hay una parte que no funciona de los programas que se llevan a cabo en los penales", según indicó.

Pero hay delincuentes que no tienen remedio. Un asesino serial, un defraudador reincidente, algunos ladrones, esos son los que impiden llegar a cero en los índices.

Quizá a un joven que roba en una tienda de conveniencia o a quien delinque por hambre se le puede readaptar sin problemas, "pero otros, hagas lo que hagas, están mal de la cabeza y van a volver a cometer delitos, entonces no hay programa que funcione. Hay que verlo frio".

"Dependiendo del delito y dependiendo de las funciones de la persona es cómo funcionan o no los programas, pero siempre va a haber un porcentaje donde hagas lo que hagas, a esa persona no se le puede arreglar, no tiene remedio", agregó.

Quien tiene personalidad criminal puede salir de la cárcel por buena conducta y a los pocos días volverá pero esto sucede en todos los países.

"Ver las cosas como son, porque a veces nos andamos cortando las venas con pan, porque no funciona el aparato penitenciario, pero tampoco, milagros no se pueden", puntualizó.

Fasci Zuazua aseguró que ni siquiera con la proliferación de la delincuencia organizada se dio el caso de aumentos sustanciales en reincidencia.

En delitos menores muchas personas que salen de prisión logran una readaptación social gracias a que consiguen empleo, lo cual les ayuda mucho.

Francisco Zúñiga Esquivel