23 de septiembre de 2014 / 01:25 a.m.

Escobedo.- La fuerte corriente en una cañada del cerro del Topo Chico arrastró toneladas de piedras y lodo, dañando 11 casas, cuatro de ellas en forma severa.

El agua se llevó bardas, muebles y vehículos, dejando todo aquello como una zona de desastre.

Este caos tuvo lugar a partir de las 9:00 de la mañana en la calle San Alberto a la altura de San Andrés, en el segundo sector de la colonia Balcones de Anáhuac.

Los principales afectados fue Arturo Leal y su familia. El hombre de 40 años acababa de llevar a su hijo mayor a la escuela, cuando de pronto comenzó la destrucción.

"No, pues todo estaba muy tranquilo. El agua caía normal, y de repente nada más se escuchó un estruendo allá atrás (por la barda del patio).

"Sentimos que es la parte donde están los posesionarios, que al parecer taparon una pluvial del cerro", dijo el afectado, quien se dedica a la construcción.

Luego de derribar la barda y arrastrar toneladas de escombros, el agua se introdujo a la casa y alcanzó un nivel de más de un metro de altura.

Todos los muebles quedaron inservibles. Apenas tuvo tiempo de poner a salvo a su esposa y a su hijo menor. Al salir se dio cuenta de que todo en el área era caos y destrucción.

Por lo menos ocho vehículos fueron arrastrados y dañados por la corriente. Otras 10 viviendas fueron afectadas por el agua y las calles quedaron completamente cubiertas de lodo.

Leal García rápidamente se hizo a la idea de que tendría que luchar. Mientras cuadrillas de Servicios Públicos de Escobedo limpiaban aquel sector y los domicilios afectados, el contratista meditaba sobre el futuro de él y de los suyos.

"A ver dónde nos podemos situar y acomodar, y pues seguir con la vida, no. Digo: aquí no se acaba mi vida; se acaba parte de mi patrimonio, pero mi vida sigue, y pues tengo que sacar fuerzas para salir adelante", reiteró.

El Municipio prometió que apoyará a las familias afectadas. Además de la limpieza en el área, las autoridades se comprometieron a buscar una solución a las bajadas de agua del Cerro del Topo Chico.

"Bueno, pues (vamos a) restablecerles la vida a los vecinos. Decirles a todos los vecinos que estamos en solidaridad con ellos. Que estamos trabajando junto con ellos, y que no nos iremos de este sector hasta en tanto quede todo restablecido", dijo el alcalde César Cavazos Caballero.

FOTO: Agustín Martínez 

AGUSTÍN MARTÍNEZ