AGUSTÍN MARTÍNEZ
10 de marzo de 2017 / 08:25 p.m.

MONTERREY.- Si algo le agradaba a Beto, era disfrutar del aire, del Sol y de todo aquello que oliera a libertad.

Le fascinaba el campismo, la pesca, el motociclismo y la cacería… en fin, todo lo que pudiera disfrutarse al aire libre y en compañía de las personas que lo apreciaban.

Y fue precisamente en una de esas actividades donde cerró sus ojos para siempre, al sufrir un accidente de motocicleta la tarde del jueves cerca de su casa, en el municipio de Santiago.

Alberto Alanís Téllez fue sepultado el viernes por la tarde en el panteón municipal, luego de ser velado en la funeraria que se ubica por la presa.

Despiden a adolescente fallecido en accidente de moto
FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
Despiden a adolescente fallecido en accidente de moto
FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
Despiden a adolescente fallecido en accidente de moto
FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ

Al filo de las 15:00 horas el cortejo salió rumbo al cementerio. El convoy lo integraba una importante cantidad de vehículos, entre estos varias decenas de motocicletas y unidades todoterreno.

Sus amigos lo acompañaron hasta su última morada, celebrando hasta el último instante en que los acompañó, ya fuera acampando, o de paseo o cacería por la sierra.

Otra de las actividades que el adolescente valoraba bastante era la carpintería, oficio que estuvo aprendiendo gracias a los consejos y la experiencia de su padre.

Entre los planes inmediatos de Alberto estaba el concluir la secundaria. Estudiaba en la escuela “José María Morelos”, de El Cercado, y planeaba ingresar a la Prepa 20 de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Era una persona aplicada, centrada y muy responsable. Se tomaba las cosas en serio, a pesar de su corta edad. Sus amistades eran muchas y todos lo apreciaban.

El accidente fue reportado momentos antes de las 19:00 horas del jueves sobre la calle Benito Juárez a la altura de la colonia Blas Chumacero, en Santiago.

A través del Ministerio Público la Procuraduría de Justicia inició las investigaciones del accidente, en las que se asegura que el chico circulaba a exceso de velocidad.

Lo anterior, aunado a la falta de pericia y de precaución, habría dado lugar a que la motocicleta se estrellara contra un muro y luego derrapara a lo largo de varios metros.

Al momento de la tragedia Beto se dirigía al encuentro con unas amigas y compañeras de clases, con quienes comenzaría las asesorías académicas para ingresar a la Preparatoria.