23 de septiembre de 2014 / 01:10 a.m.

MONTERREY.- Unas horas de copiosa e intermitente lluvia por la madrugada y la mañana de este lunes bastaron para que las principales avenidas y calles del área metropolitana de Monterrey se convirtieran en auténticos ríos, colapsando la vialidad y frenando la actividad cotidiana de la ciudad, dejando a su paso la muerte de un hombre.

La falta de drenaje pluvial en la mayor parte de las obras y pasos viales generó de todo: caos vehicular, automóviles varados o que la corriente se llevara, además de automovilistas que tuvieron que bajar de sus vehículos sobre las jorobas de las avenidas, como en la carretera a Laredo mientras esperaban a que el nivel del agua bajara.

Los usuarios del transporte del Metro se subían a las bancas de las paradas del camión porque el agua rebasaba las banquetas o se refugiaban en las escaleras de la estación Tapia y Juárez de la Línea 2 del viaducto.

VÍCTIMA MORTAL

Las lluvias también cobraron su primera víctima, luego de que un hombre identificado como Víctor Nava, de 58 años, quien residía en la calle Pedro Infante de la colonia Cumbres de Santa Clara, murió arrastrado por la corriente.

A las 10:00 horas de este lunes, el hombre salió de su domicilio, ya que había bajado la corriente que llevaba la calle Pedro Infante, por lo que Víctor se sentó en la orilla de un parque para mojarse los pies, y la fuerte corriente lo arrastró dejándolo debajo de un camión y muriendo al instante.

BAJO EL AGUA

En la carretera Mezquital-Santa Rosa, en el municipio de Apodaca, se inundó y los encharcamientos complicaron la circulación a los automovilistas, aunado a la aparición de agujeros y socavones en la carpeta.

En el lugar, se estimó que al menos cuatro vehículos quedaron varados entre las aguas que acumuló esta avenida.

CAOS TOTAL

Mientras tanto la avenida Nuevo México y San Bernabé, en Monterrey, se convirtió en un caos, ya que la fuerte corriente de agua imposibilitó el flujo vehicular por la zona.

Además, en el bulevar Rogelio Cantú, en el mismo municipio, se registró un deslave en el carril derecho de la arteria, al igual que en la lateral de Morones Prieto en Santa Catarina, a la altura de la Prepa Tec y la avenida José Calderón.

Por ello,  la circulación de poniente a oriente en dicha arteria fue deshabilitada, tanto en los carriles normales como en la lateral, por lo que elementos de Protección Civil de Santa Catarina y Servicios Primarios acudieron al lugar, a la altura de la colonia Jesús M. Garza; para el mediodía ya se habían retirado los escombros de tierra con palas y una máquina retroexcavadora.

Usuarios de las redes sociales reportaron la presencia de piedras en Paseo de los Descubridores, en dirección a Paseo de los Leones y la inundación a los alrededores de la carretera Colombia  y avenida Sendero, en Escobedo.

En la avenida Lincoln, a la altura de la calle Ceseña, en Monterrey, las aguas llegaron a una altura elevada para los autos que transitaban por la vía.

Elementos de Tránsito acudieron para resguardar la zona y evitar incidentes.

Asimismo, se reportó que la vialidad de la avenida Raúl Rangel Frías y Lincoln colapsó totalmente debido a las acumulaciones de agua. Al menos dos autos quedaron bajo el agua.

REBASADOS POR EL AGUA

En tanto que en el municipio de San Nicolás de los Garza, el arroyo Topo Chico se desbordó, por lo que fue necesario cerrar la vialidad en Cristina Larralde.

Las autoridades recomendaron evitar circular en los alrededores de dicho arroyo.

Por otra parte, un río paralelo a la carretera Nacional también se desbordó, causando la formación de profundos encharcamientos en la arteria.

Esto sucedió en la circulación de norte a sur, a la altura del restaurante "Tino", ubicado en el municipio de Santiago.

Todo ello provocó accidentes automovilísticos, por lo que las autoridades recomiendan circular con precaución, mantener las luces encendidas y tomar vías alternas si alguna avenida se torna peligrosa.

Las camionetas pickup en las que se trasladan los elementos de  Fuerza Civil sirvieron para subir peatones que se quedaron aislados por las corrientes del agua.

Debido a las lluvias registradas la noche del domingo y madrugada y mañana de este lunes, un enorme encharcamiento que se originó en el cruce de Juárez y Azteca, en Guadalupe, ocasionó que una columna del Metro, de la estación Exposición, generara alerta a los elementos de Protección Civil de ese municipio.

Elementos del Ejército Mexicano se encuentran resguardando las zonas de mayor vulnerabilidad, sin que haya sido necesario aplicar el Plan DN III de contingencias a nivel nacional.

 Por su parte, unos 30 automovilistas varados a la altura del retorno de la joroba Concordia en Escobedo arremetieron por el nulo drenaje pluvial en los nuevos pasos viales.

SE LOS LLEVA EL AGUA

Cerca de ahí, en San Nicolás, tres vehículos fueron encontrados en el arroyo Topo Chico, luego de que bajó el nivel del agua que provocó el desborde del cauce.

 El hallazgo de una camioneta fue en Manuel L. Barragán y Fidel Velázquez que fue arrastrada por la corriente, además de un taxi y otro automóvil particular.

 El titular de Protección Civil de San Nicolás, Josafat Quiroga, dijo que aún no se sabe si tenían personas a bordo.

FOTO: Roberto Alanís

EDUARDO MENDIETA, SANDRA GONZÁLEZ Y GUADALUPE SÁNCHEZ